¡Gracias por su apoyo!

martes, 2 de agosto de 2011

Avance Capitulo 7: "Construyendo Fantasías"

Chicas, aqui les traigo un micro-avance de lo que sería el capítulo numero 7 de CF ! *-*
En realidad es sólo un pedazito, casi nada, mejor dicho...no hubiera hecho nada.. xD! pero bueno, deben entender que ando de viaje.... así que =/ ya cuando regrese a mi ciudad, me pongo las pilas, para traerles el capítulo completo. ^_____^

¡¡¡No dejen de comentar, para saber sus impresiones y teorías!!! Me encanta leerlas.
Besitos, Lu.

 





Avance capítulo 7
 "Construyendo Fantasías"
 


(...) Tenía miedo al dar unos pasos más.

― Seth entra ya, deja de... ― me callé de un porrazo y casi me desmayo de la impresión. ― ¡Oh por Dios! ¿Que... ¡¿Qué te paso?! ― grité aturdida con solo verlo a traves de la puerta. Lleve mis manos a mi boca y la tapé para acallar un sorono gemido que disputaba por salir.

― Nada. ― se encogió de hombros.

― ¡¿Cómo que nada?! ― volvi a gritarle observando con tristeza su ceja perfecta partida en dos, pasé mi mano por ella tratando de no tocarlo y borré con el dorso de mi mano el fino hilo de sangre que nacía por el lado derecho de su boca. Me detuvo por la muñeca y note en sus ojos una luz difícil de descifrar, como si estuvieran desprotegidos, como si clamasen por algo.
― Ven, entra. ― lo jalé hacia mi departamento.

Una fulgurante sensación me dio de lleno en el pecho. Los nervios de esta tarde no eran nada comparados con los de ahora.

Lo dejé sentado en el sofá y corrí hacia el baño, donde tenía un pequeño botiquín. Revolví todo lo que yacia ahí, tratando de encontrar en vano un poco de gasa o algodón, y nada; volví a intentarlo, y como autónoma, logre hallar un frasco de alcohol.... Cerré la puertita, y me sostuve en el lavadero con la respiración agitada, me encontraba angustiada, nerviosa, incapaz de concentrarme, es mas, ni siquiera sabia si debía dejar las cosas asi en desorden, desparramadas por el baño, o largarme con un poco de agua hacia la sala. Se me reveló el accidente con mi mamá, aquella fatídica noche, aquel día en que mis sueños se truncaron.

Mi cabeza giraba y daba vueltas a mil revoluciones por segundo. Volví a la realidad, donde afuera se desarrollaba un hecho intrínseco, misterioso, no entendía que hacia el pobre chico tirado en mi sofá sangrando, ni si quiera sabia porqué había venido a verme después de lo que pasó.

Nuevamente, no era la forma en que debería ser nuestro 'próximo' encuentro.



 
 
 
Reacciones:

0 comentarios ^^:

Publicar un comentario