¡Gracias por su apoyo!

viernes, 5 de noviembre de 2010

Capitulo 4: Falling in Love for the Last Time

Falling in love for the last time -
(outtake)

Capitulo 4: Just I love you
(montreal - Agosto 2010)



KRIS - POV

Caminamos a paso lento por el jardín. El clima era espectacular, cálido, la vegetación que nos rodeaba era de un matiz verdoso impresionante, y las flores emitían su aroma inconfundible.
Los días pasados había estado por estos mismos jardines, pero no me percate de lo maravilloso que era.

A ver. Un momento. ¿Era yo? ¿O era uno de los efectos por estar al lado de Rob? Cuando él se encuentra cerca de mí todo cambia, disfruto cada instante, cada roce, y ¡hasta hago bromas! Dejo mi lado irónico atrás y florece el dulce y gracioso, el que pocos conocen...

Si. Definitivamente era él, y su deslumbrante efecto que te vuelve idiota.

- ¿cuantos días nos queda aquí? No habrá atrasos, ¿verdad? - me preguntó Bob tratando de ocultar su desesperación. Agacho su cabeza como un niño asustado, me ablando el corazón y solo quería abrazarlo para que se le pase sus miedos.

Podía entenderlo, yo también anhelaba terminar de grabar estas escenas lo mas antes posible, para poder regresar a L.A. a nuestra casa, pequeña pero hermosa, con las cosas justas para nosotros, y rodeado de arboles, y flores, ah si... Y un pequeño lago...

- No. - me sonreí. - termino en tres días, y esa misma noche si deseas regresamos a L.A. Estoy igual de ansiosa que tú por regresar a nuestra casa. ¿Te parece bien?
- sí y no.
- ¿si y no? - gruñí.
- ajam... Sí, estoy igual o más que tu de ansioso por regresar. Y No, porque viajaremos al día siguiente... Ya Steph se encargo de todo, además, quiero aprovechar nuestra última noche aquí en Montreal.

Viajar en un avión tantas horas, no es la mejor forma. Conozco otras. - dijo con una enorme sonrisa en su cara. Verlo tan feliz, me hacía morir de amor.

- oh... ¿será a tu manera? ¿Qué me prepararas como despedida? - pregunté con una mueca y arrugando la nariz. Sabía que nunca dejaría de sorprenderme.
- ¡Sip! Te irás a Argentina por una semana, y luego New Orleans, será demasiado tiempo sin ti. Tengo que aprovecharlo al máximo. - dio un suspiro y enlacé mis manos con las suyas.
- Es porque tú quieres. Ya te dije que podríamos hacer unas cuantas gestiones para que vayas... Además, me han dicho que Argentina, específicamente, al lugar donde iremos es hermoso y acogedor... - le dije mordiéndome el labio, lo miré expresándole mis ganas de que él viaje conmigo. Rob lo captó de inmediato como siempre.
- A ver Sra. Pattinson, ¿me está proponiendo que viajemos nuevamente a otro continente para pasar nuestra segunda luna de miel?
- ... - alce una ceja. - No suena mal. Sería perfecto. - volví a sonreír, ya había perdido la cuenta de las tantas veces que me había hecho sonreír hoy día. Me acerque más a su regazo y lo abracé. Todos mis sentidos se concentraron en sentir la dulce presión de su cuerpo sobre el mío. Quería más de él.

Como instinto, el me respondió al abrazo, apoyo su rostro en el hueco entre mi cabeza y mi clavícula e inspiro mi perfume...

- Delicioso...

..

Nos besamos nuevamente, estábamos tan alejados del grupo que pudimos dar rienda suelta a nuestros instintos, sus labios se juntaron moviéndose acompasadamente sobre los míos.
Sus manos se hundieron en mi piel conforme el beso se volvía mas intenso. Cuando se alejo para respirar, sentí que una parte de mi ya no estaba, lo necesitaba mas...
.

Rob y su efecto deslumbrante que te deja idiota. ¡Eso era! Y lo adoraba.
.
Todo esto se estaba volviendo tedioso. Las ganas de tirar todo a la basura se acrecentaban cada vez más. ¿Como iba a soportar existir sin R
ob a mi lado, cuando viaje a Argentina y México?

Si así nomas, mis ganas de no despegarme de su embriagador aliento, y de la textura suave de su cabello, me estaba matando.

Definitivamente, él tenía que ir conmigo. O al menos, que viaje después que yo. Todavía teníamos un poco más de una semana para charlar y llegar a un acuerdo.

- Yo también te amo. - le dije con el corazón palpitando a mil. Lo amaba y lo admiraba en todo sentido... Ahora confirmo lo que escribió William Wharton un día: para entrar en el cielo no es preciso morir, solo sentir amor.

...

..

.

ROB - POV

Caminamos de regreso por la misma senda después de pasar unos momentos solos. Fueron increíbles... Así como todos los ratos, incluso pequeños, que vivimos uno al lado del otro.

Nos soltamos de las manos instintivamente como era costumbre, sabíamos que los extras estaban informados de mi presencia, pero darles mas información, no era necesario.

- ¡chicos! ¿Donde han estado? Tenemos algo que decirles. - dijo Tom, haciéndome señas. Se me acercó tratando de quitarme mi cigarro.
- ¿Qué pasa Tommy? - me reí, y el gruñó, sabía que eso lo molestaba, y yo estaba de un humor estupendo.
- Maldito Stu. Todavía no me olvido de lo que hiciste. - dijo mi amor, con una de sus miradas que matan. Era obvio que aparentaba.

Me carcajeé. Parece que nos habíamos propuesto fastidiarle el día. En ese momento, Ruth también se acercó y nos ofreció botellas con agua, tome una de inmediato, pero Kris rechazó la suya.

- No en serio. Basta de bromas. ¿Quieres saber qué pasa? ¿O que te lo cuente John? - su tono de voz era serio.
- Prosigue.
- El periodista que los vio ayer en el restaurante lo público en una red social, se armo un alboroto mediático. Los paparazzis que están afuera no es nada con respecto a lo que se viene.
- Pero nadie confirmo nada, ¿o sí?
- Basta con la palabra de él. Al parecer es conocido aquí por la información confidencial que brinda.
- Sí. Nos atrevemos a pensar que periodistas locales ya estén filtrados por acá, en la espera de una foto o algo que los involucre sentimentalmente. - nos señaló. - Les queríamos contar esto antes, para que sean conscientes de lo que hacían, pero ustedes decidieron irse... - dijo Ruth en tono calmado, no parecía nerviosa,

.

Debía ser porque no había fotos, ni prueba alguna, y la seguridad estaba por todos lados. Aunque me pareció que estaba al tanto de la decisión que tomamos con Kris, de no ocultarnos más.

- Demonios.
- ¿Estás segura? - pregunto Kris. Vi que se mordió el labio y se agestó bajando la cabeza.
- Si. Sabes como son las cosas, lo que ellos se enteran, nosotros también. - finalizó Ruth, hablo con mi amor unos segundos y se fue.
.
Suspiré.
¡Rayos!
"Get off my dick"
.

Al fin y al cabo, resulto perfecto y acertado vestirme con ese polo. Me sacare la camisa, ya era hora de lucirlo, y dejar que aprecien claramente las letras color amarillo...
"Get off my dick"

¿Que estén filtrados por aquí? ¡Al diablo!

Yo estaba más que feliz con mi esposa al lado. Anoche lo habíamos comentado: estábamos hartos de escondernos.
Nunca hablaríamos a la prensa sobre esto, claro, NO hasta finalizar la saga, o quizá un tiempo después.

- Rob... - me llamó una voz suave, gire a verla, me miraba tiernamente, no había rastro de ansiedad ni preocupación. - ¿sabes lo que pienso?, ¿verdad?
- si mi amor. - me acerqué. -
.
"¡oh genial!" - me pareció escuchar con voz sarcástica, creo que fue Tom, porque a los segundos ya no estaba con nosotros. Miré alrededor y vi a las chicas de maquillaje y vestuario, seguro querían robarme a mi esposa, para arreglarla ya que era la hora de regresar a grabar. Pero no me importo...
.
- Nada ni nadie podrá malograrnos el día. Te lo aseguro.
- ... - me sonrió. - ¿qué pasaría si te beso ahorita?
- ... - Me acerqué más a ella, puse mi boca a la altura de su oído. - No me tientes Sra. Pattz, soy capaz de eso y mucho más. - Sentí una risita, también sonreí.
Se me vino a la cabeza miles de formas de demostrar que la amo... Pero...

Suspiré.

robstenmontreal5-1.jpg picture by lucycienta18_b
¡Como quisiera poder besarla sin que estén todos alrededor nuestro! ¡Como quisiera acariciar su rostro y perderme en su piel! ¡Muchas veces era relativamente frustrante!
¿Que tendrá este ángel que me vuelve loco, aturde mis sentidos, y descontrola mis actos?

.
- Disculpen... Pero, Kristen es hora de retocarte el maquillaje y el peinado. Tienes que regresar a escena. - se separó a regañadientes de mí para girarse a contestar a las muchachas de cabello oscuro que le acababan de hablar.
"¡Demonios! ¡Tenían que interrumpir!"
.
¿Acaso no ven que estamos ocupados? Bueno si, admito que estaban paradas un buen rato tratando de no mirarnos, y que era hora de regresar al set, pero no quería dejarla ir... Y menos con él.

Otro suspiro. "Garrett"

"Más le vale que se deje de mover las manos como si fueran tentáculos cada vez que agarra a mi Kris"

Me seria más fácil sino voy al set a verla grabar, pero me es inevitable. Mmmm... Creo que me estoy volviendo masoquista... Un león morboso y masoquista que cuida a su delicada y frágil oveja... Que familiar encuentro esta frase...
Sonreí.

- Está bien. - les dijo amablemente, pero de seguro maldiciendo por dentro. Se giro a verme y lo vi en sus ojos. - No tardo para ir juntos al Set, ¿de acuerdo Robot-Pattz? - soltó una risita.
- No lo olvidaras, ¿verdad? - le dije haciendo un puchero, claro que ni yo mismo me lo creía.
.


Desde que Dakota lo menciono en el show de Oprah, no deja de molestarme. Y no por motivos extremadamente hormonales relacionados a mi "perfecto" aunque inexistente "sexy" cuerpo, sino porque decía que cada vez que me ponía celoso, me tensaba como un robot y salían chispas de mi mirada, capaz de acabar con quien se cruce.

- No. Nunca. Y ni lo intentaré. - concluyo con una risa más fuerte, que para mi opinión era una melodía.
- ¡oh shut up! - me reí con ella. -

Odio que el lobo ese tenga razón, pero debió haber sido irónico grabar la escena de la carpa, yo estaba más tenso que un robot y no tuve que actuar mucho. A mi amor le causaba gracia, hasta me lo recordaba al propósito cada vez que podía.

Vi a mi ángel irse... no era ni un minuto y mi cuerpo la extrañaba, y mi alma perdía su otra mitad... Era como un vacio profundo en mi corazón...

Podía ser exagerado, pero no. Cada día le doy mas forma a las palabras de Josiah G. Holland: "La más preciada posesión que puede tener un hombre en este mundo, es el corazón de una mujer".

No sé qué haría si no tuviera su corazón.
Pensándolo bien, creo que si iría a ese viaje... Argentina sería magnífica para nosotros.
...
...
...
..
.

KRIS - POV

Las nuevas escenas que grabé no fueron tan malas después de todo. Logre terminarlas rápido para alivio de mi Robot Pattz...

Aun pongo cara de babosa cuando veo la reacción de mi novio al escuchar ese apelativo... Se le ve tan vulnerable, como un niño asustado que me derrite el corazón, lo amo demasiado así. Yo solo me río e imagino, no, mejor dicho pienso y deseo de todo corazón que nuestro hijo sea como él...

A ver. Otro momentito, ¿dije eso? "Nuestro hijo..." Mmm... Sí, que bien suena... Muchas veces me pregunto ¿que pasara el día que Rob me vea de mama en la próxima película? Así como sus celos salen a flote en cada escena, de seguro que su instinto de padre también lo hará, y no será una simple actuación, será realidad... "Nuestra Futura Realidad"... No sé si voy a poder resistirme ante tanta ternura...
No, no creo que lo haga...
Suspiro.

"Si no hay duda, Rob y su efecto que te vuelve idiota".
..
.

robstenmontreal5.png picture by lucycienta18_b
En la tarde, salimos como de costumbre a los jardines. Otro receso pequeño pero intenso. Nos la pasamos riéndonos con los chicos, tanto como Rob y yo andábamos de excelente humor, y no era para menos. Caminamos un poco los dos solos, regresamos al sitio íntimo de la mañana, en fin, increíble.

Unas cuantas horas, y la luz de la luna reflejaba el cielo, éste estaba estrellado, genial para una cena romántica... Que interesante idea...

Cuando ya finalizaba las grabaciones con este vestuario que no me gusta para nada: blusa rosada, falda larga y cabello ondulado, pude notar a Ruth conversando con Rob. El estaba muy concentrado y puedo jurar que un poco ansioso; Algo pasaba, porque para que no llegue y fulmine a Garrett con la mirada... Ya es mucho.

Me despedí de mi compañero inmediatamente, y fui a verlos.

No dijeron nada del tema hasta que estuvimos en mi tráiler, mientras caminábamos, me iba despidiendo del resto, y conversando con Bob, le comenté sobre lo bello que estaba el cielo... A ver si ponía a trabajar su imaginación...

- ¿qué pasa? - les pregunté al fin, cuando me sentaba en uno de los muebles de mi tráiler. Estaba agotada.
- ¡yo les advertí! Pero no hacen caso... - exclamó mi publicista. Me mordí el labio no entendía nada.
- A ver, cálmate, si estas así no te entenderé. - me crucé de brazos y pase mis dedos por mi cabello. Era mi tic. - ¿Qué sucede? - volteé y miré a Rob, quería una respuesta.
- ok. - suspiró. - K, sabes que nosotros nos enteramos de las noticias al mismo tiempo que el resto de periodistas y revistas e incluso redes sociales, ¿verdad?
- si lo sé.
- Bueno, mañana a primera hora saldrán fotos de ustedes dos paseando, conversando, fumando y hablando cariñosamente, aquí en el Set.
- mierda. - la miré un rato que parecía eterno. Suspiré, y sin bajar la cabeza me dirigí a los brazos de mi novio. No me había equivocado, sus brazos eran mi refugio, podría vivir en ellos por la eternidad. Me abrazaron fuertemente, y sentí un cálido beso en mi nuca. - No importa Ruth. Ya lo sabes... eso no nos molesta más.
- Es cierto. Lo hemos conversado, no podemos condenarnos simplemente por el hecho de tener miedo a que nos vean. Estamos hartos. Haremos las cosas como siempre y trataremos de pasar desapercibidos todo lo que se pueda, pero habrá momentos que serán inevitables. - dijo mi amor con convicción, sin dejar de abrazarme ni un segundo, como dije, amo esa confianza que tiene frente a momentos tan importantes como éste. Fue muy intenso, y lo admiré.


.

¿Acaso podría pretender que sea más maravilloso de lo que ya es?
No. Así era perfecto.
.

- oh si... Les aseguro que habrá. - replicó, se detuvo un momento. - bueno K, así como me confiaste, veo que está decidido. Los dejo chicos, salimos en un rato, no tarden como en la mañana. - se despidió mi publicista, con una risita cómplice.
- okay. - hundí más mi cabeza en su pecho. Inhale nuevamente su loción, su esencia. - Gracias Rob, eso fue increíble.
- No me agradezcas nada, es la verdad. – me dio otro beso en la cabeza. Cogió mi rostro entre sus manos, y me miro a profundidad a los ojos. Me contuvieron sus esmeraldas llenas de ternura que destilaban intensidad. – Ahora Señorita, nos vamos ya.
- ¿Tan rápido?
- Ajam. Usted señorita me ha hecho mirar las estrellas de otro modo, y apreciar la noche con otros ojos. –se me escarapeló el cuerpo. Rob podía ser muy poético muchas veces, y sumándole su acento inglés, provocaba en mi, múltiples reacciones. –me he dado cuenta que tienes mucha razón, hoy podría ser una noche interesante y atractiva para dos personas que se aman.
- ¿qué propone Sr. Pattz? –le pregunté arqueando una ceja y mordiéndome los labios, sabía que eso le pondría las defensas bajas.
- Bueno, si haces eso de nuevo, no creo que lleguemos puntuales a la comida ni a nada de lo que estoy preparando.
- ¿Por qué?
- porque iré primero por mi postre. –me dijo con voz sexy y ronca de deseo atrayéndome hacia él. Entendí a qué se refería. Me besó sutilmente, enredé mis dedos en su cabello castaño, y nuestros cuerpos empalmaron a la perfección. Sus labios eran suaves y destilaban un sabor exquisito, podría vivir lo que me queda de vida besándolo.

No me importaba nada más en estos momentos, solo sentir la fuerza, y la pasión con la que nos estábamos besando. ¿Cómo es posible que un solo beso, te pueda llevar al cielo? ¿Qué
te haga sentir mil cosas a la vez, dejarte mareada y con deseos de sentirlo más cerca?
No sé.
Sólo sé, que esta noche, sería perfecta con la luz de la luna siendo testigo de ello.
..
.

"Un beso es un encantador truco creado por la naturaleza
para dejar de hablar cuando las palabras se vuelven superfluas."
Ingrid Bergman



CONTINUARA...
Reacciones:

1 comentario:

  1. me gusta esta cadavez mejor los amo son mi pareja favorita y la mejor q existe

    ResponderEliminar