¡Gracias por su apoyo!

lunes, 28 de marzo de 2011

Capitulo 3: Only For You and Me ( Fic Robsten Brasil ) - Parte 1


Nuevo capitulo de Fic Robsten en Brasil! =) como les prometi....
lean abajo en NOTAS, es importante.
mil besos,Lu.

***********

Fic Robsten:

"Only For You and Me"
(Outtake – Brazil)

Capítulo 3: "On Set Loving"


KRIS - POV
(Rio de Janeiro, 7 Noviembre, 2010)


No podía existir nada mejor que despertar una mañana soleada y fresca envuelta en unas sábanas blancas y sedosas impregnadas con un intenso olor varonil: El aroma de mi novio...


No. Creo que rebobinaré lo que dije: No podía existir nada más perfecto que despertar envuelta en sus brazos sintiendo su piel en mi piel y deseosa de permanecer así por siempre...
Si. A pesar del tiempo… Seguía siendo perfecto...
Y sí, yo me estaba volviendo cada vez más melosa y cursi... Pero ése es el efecto de Rob que te deja idiota... ¿Qué podía hacer?
Exacto. Nada.

Abrí pausadamente mis ojos, y me di cuenta del porqué me había despertado: En toda la longitud de mi espalda sentía una corriente helada y fresca, hizo que mi cuerpo se tense y arquee involuntariamente en un segundo. Gemí.

Era el hielo. El frío que invadía mi piel era como una tortura placentera que lograba excitarme.
La noche anterior, como teníamos ya costumbre, Rob y yo lidiamos con el intenso calor de Río de Janeiro jugueteando con los cubitos de hielo. La primera noche que los usé, fue cuando regresamos de la cena con los chicos de 'Rápidos y Furiosos' y descubrí que me había ocultado 'algo importante' haciéndome quedar como una tonta delante de Bill, y obviamente que me enojé, así que coloqué una buena cantidad de hielo en sus pantalones. Debo admitir que me dio pena ver su carita de estupefacción frente a su pequeño castigo...

Pero lo que pasó después, fue inesperado...

.-.-Flash Back.-.-

- Creo que llamaré a recepción, para que arreglen el aire acondicionado. Está mal desde la mañana. – comentó Rob.
- No mejor pide algo de comida, algún postre. – le sugerí sensualmente en su oído, después de sentarme a horcadas sobre él. – Quizá fresas. –
- Kris... No aguanto más... el calor. – pronunció tragando en seco. Sus ojos se oscurecieron, él estaba tan sensible a mi tacto, que un simple susurro lo tenía donde quería.
- Eso tiene solución. – me levanté de su regazo extrañando ya su contacto, y me acerqué a la mesita del comedor, encontré la cubeta de hielo y la champagne, y se vino a la cabeza una gran idea. Mejor de la que tenía planeada. – Cierra los ojos, no los abras hasta que te diga... – abrió su boca, seguro para reclamar, pero no lo dejé. – ¡Y no hagas trampa Rob!
- Ok. – volteé a verlo para cerciorarme que cerrara los ojos y un calor agudo inundó mi anatomía, sentí como mis mejillas y mi cuerpo entero ardía. Su rostro, bajo la tenue luz del cuarto, conjuntamente a su cuerpo esperándome listo para mí, era una invitación al pecado.
- Esto te quitará más rápido el calor. – dije cogiendo con mi mano izquierda la cubeta, con la otra sujeté un cubito y lo pasé por mi rostro tratando de evitar, probablemente en vano, que la temperatura de mis mejillas bajasen.
Y a la vez te enseñará el porqué no debes olvidarte las cosas. –


Rob sonrió pícaramente, seguramente su imaginación ya estaba trazando planes morbosos, pero, no lo dejé pensar mucho, el cubito que sostenía mi mano, lo dejé caer por debajo de su polera, mojando en línea incongruente su pecho, saqué otro, e hice lo mismo, la excitación que acarreaba su rostro, y el color rojo que adquirió la piel blanca de sus mejillas, hizo que mi cuerpo lo desee con mayor ímpetu. Me quité la camiseta y dejé caer otro cubito sobre mi pecho, compartí la sensación electrizante y placentera del hielo al entrar en contacto con mi piel caliente. Por un segundo nuestras miradas se encontraron y no podían descifrarse, sólo la de él, fue convirtiéndose en tortuosa al sentir los muchos grados centígrados bajo cero en su entrepierna.


De la cubeta que previamente dejé en el piso, cogí un par más de cubitos y se los coloqué en su inminente erección.

Abrió los ojos desmesuradamente y enfocó su mirada en mis manos y su contenido... ¡Cómo lo amé en ese momento! ¡Tan indefenso, tierno, sorprendido y excitado! Era una mezcla casi pecaminosa de la lujuria en persona cada vez que abría sus labios en señal de protesta y deseo contenido.

No me quedé atrás, y volví a pasar el hielo por mi piel juguetonamente… luego se lo pasé por sus pómulos, su frente, sus párpados, hasta llegar a sus labios, sorprendiéndome, él lo lamió, y se apoderó de él. Al tenerme desnuda en su regazo, no se limitó y besó mis pechos, jadeé de la impresión de sentir la mezcla de calor y frío en mi piel. Mi torrente sanguíneo se embraveció como un río turbulento, enviando más y más color a mi rostro que de por sí, ya poseía un intenso color carmesí.

Me mordí el labio inferior… era excitante…

.-.-Fin Flash Back.-.-.

.
.

Poco a poco, como jugando, descubrimos que el poder del hielo puede ser mucho más interesante y transformar la situación en un ambiente muy erótico y pasional... pues no hay nada mejor que disfrutar del hielo en tu cuerpo junto al efecto ardiente de las caricias de tu perfecto y desaliñado novio...

¿No les digo? Él me tiene idiota… de amor y deseo.

Me removí bajo las sábanas y recordé que era de día.




Rob pasó lentamente otro cubito de hielo por mi espalda y mis costados hasta finalizar su recorrido en mi brazo derecho, poco a poco el frío fue reemplazado por unos besos suaves y cortos pero profundos... me volví hacia él, y encontré su mirada intensa en mí, delineó mi rostro con la yema de sus dedos, y creí que estaba en el paraíso…

Pero…
¡Maldita sea! ¡Siempre hay un pero!

Unos sonidos provenientes de la puerta del dormitorio me sacaron de mi ensoñación, solo para torturarme.
"Mierda"

- Kris… – susurró.
- Mmmm... – no articulé palabra sólo gemí como respuesta.
- Amor... Tu pierna no me deja levantarme... Tengo que abrir la puerta. – me dijo al oído, pero no hice caso a lo que me sugirió. Ejercí aún más la presión de mi pierna en sus caderas empujandólo hacia mí y sintiendo un fugaz hormigueo de deseo en mi piel.
- ¿Tienes que hacerlo? – le pregunté inhalando el aroma de su cuello. Muy varonil.
- ... Si...
- No quiero... – lo mantuve pegado firmemente hacia mí y me senté a horcadas sobre él, sentí la piel cálida y húmeda de su masculinidad rozar totalmente mi desnudez, y no pude pensar en otra cosa que sentirlo dentro de mí una vez más.

Rob gimió.

- No vayas. – le sugerí. –
- Tengo que hacerlo... Créeme, si no fuera tan... importante... no lo haría. – dijo tratando de tranquilizarse.
- Ah... verdad, puede ser tu noviecita Sarah. – se carcajeó mientras yo esbozaba una pequeña mueca de desaprobación. No tengo nada contra Sarah, me cae muy bien, pero a veces interrumpe los mejores momentos.
- Sabes que te adoro, ¿No? – me dio un besito suave y nos giró rápidamente. Tenía un sabor a helado de vainilla y chocolate, busqué en la mesita de noche, y vi un pote de Helado en ella. Si seguíamos así, jugando con las cosas frías, arrasaríamos con el minibar.

Pasó su lengua por mi cuerpo desnudo provocando a mis alteradas hormonas y se detuvo en mi vientre mordisqueándolo sin prisa, luego, subió hacia mi pecho dejando un rastro de besos húmedos en ellos. Cuando sus manos ya viajaban hacia la zona más sensible de mi cuerpo, se detuvo y yo bufé de impaciencia.

– Ya vuelvo. – masculló.

Respiré profundamente, sin lograr disminuir los latidos fulminantes de mi corazón.

- Más te vale, Pattz. –

Me dio un último beso y se paró de inmediato dándome una visión espectacular de su bien formada anatomía. Mis ojos recorrieron su espalda y los músculos fortalecidos de sus muslos, me relamí los labios con sólo pensar en ellos en movimiento. Nacieron en mí unas ganas intensas de morderlo... Ya algunas veces lo había hecho, y sé que lo alocaba... Demasiado.

- Buenos días señor. –

Ni bien escuché la voz chillona proveniente de la puerta, reaccioné al instante cubriéndome más con la sábana y así ocultar un poco mi rostro, me volteé un poquito y pretendí estar durmiendo. No sé si mi plan funcionó bien porque sentí un leve gritito mas no le hice caso, Rob me había dejado idiotamente embobada que no calculé mis acciones. Era una chica, por la voz, pude deducir que era casi de mi edad. Sé que todos los trabajadores del hotel habían firmado un acuerdo para no comentar nada de nada con nadie durante nuestra estadía, pero, de todas maneras, yo debía ser prudente.

- Ehhh... Está bien. Regresaré luego para la limpieza de la habitación. – escuché casi tartamudear a la chica. ¡Aunch! Creo que se dio cuenta. –... ¿Va a desear el desayuno aquí o bajará al restaurante? –
- Cierto. – respondió Rob calmadamente. – Lo deseo aquí.
- Enseguida señor. En cuanto lo necesite, sólo llame a recepción, y regresaré con su desayuno. – agregó.

Si no fuera porque simulaba dormir, ya me hubiera parado a su costado porque ese tono de voz que usó no me gustó nadita, no era necesario preguntarle si quería comer aquí o no, seguro que buscaba la forma de hablar más con él, hasta incluso, puedo asegurar que le estaba haciendo ojitos.

Una de las cosas que inmediatamente me di cuenta desde que pisé Brasil fue que las chicas son muy sexys y poseedoras de un gran cuerpo... Que obviamente dejan virolo a cualquiera... Si no ¡Mírenlas caminar con soltura mostrando sus bikinis por el malecón de las playas!

Resoplé.

Sí, me puse celosa, pero Rob tiene la culpa, me tiene idiotizada.

Cerró la puerta, y se volvió hacia la cama, aproveché esos segundos para comer un poco de helado, y mirarlo ceñuda.

- Amor, ¿Por qué te ocultas tanto? Eres más obvia asi. (*nota*)
- No.
- Sip, ella se dio cuenta, pero no dirá nada, ya sabes... "Acuerdo de confidencialidad" – dijo lo último imitando una voz seria y haciendo 'comillas' con sus dedos. Quería hacerse el chistoso.
- Si claro, seguro que le coqueteaste para que no lo haga, ¿Crees que no me di cuenta? – rió. – Menos mal que te vestiste a tiempo... Si no... – ladeé mi cabeza.
- ¿Estoy escuchando bien? ¡Estás celosa!
- No lo estoy. – bufé.
- ¡Si lo estás! ¿Sabes que te ves sexy cuando arrugas tu nariz así? – se fue acercando a la cama. Se posicionó al filo de ella, y me miró jocosamente. ¡Cómo le divertía verme así! Que lo grabe bien en su memoria porque no lo verá de nuevo.

No le hice caso, me volteé, y proseguí a envolverme con las sábanas para no decaer con sus ojos intensos y chispeantes, pero de nada sirvió.

De un momento a otro -puedo jurar que no pasó ni un segundo-, percibí una fuerza extraña y fuerte, una brisa fría en todo mi cuerpo y mi visión se vio nublada por una mancha grande de color blanco: Las sábanas habían volado en el aire hasta caerse por alguna parte del piso. Estaba desnuda… completamente desnuda.

Fue muy hot.

- Eres más sexy tratando de ocultarte... Me provocas más, Kris. – quiso engatusarme.
- ¡Ah no! ¡Dame la maldita sábana Robert! – exclamé.
- Nop.
- ¡Dámela!
- No quiero. – replicó devorándome con la mirada.
- ¡Destrozo tu Iphone y te quedas sin jugar! – le grité a punto de pararme y coger su móvil de la mesa. Era consciente que estaba desnuda y que era una locura. No sé porqué le gritaba… creo que era porque me cogió de sorpresa y, aunque no quise admitirlo, estaba celosa... Pero, en vez de enojarme con él, mi traicionero cuerpo empezaba a reaccionar a sus perturbadores ojos.
- No me importa. – Se sentó en el borde de la cama y me hizo alzar el rostro tomándome por la barbilla.

¡Demonios! Mi cuerpo no se negaba a nada con él…

- ... Pero desnuda, eres más hermosa. – concluyó con seducción. Me acunó entre sus manos y yo quise soltarme, no caer débilmente en él... pero no pude. Me derretí en un instante.



Me besó de manera larga y profunda. Le correspondí el beso de inmediato, no quería perderme ni un segundo sus labios suaves y finos. Su boca exploró la mía y sentí el sabor fresco del tabaco y la vainilla. ¡Cómo lo disfruté!

No me podía resistir.

Sin mucho preámbulo, y continuando en donde nos quedamos antes de la interrupción, sus manos fueron a mis pequeños pechos, acariciándolos y jalándolos. La seguridad que él me daba al contemplarlos, a pesar de ser tan chicos, me reconfortaba.

Amaba esa sensación tan íntima y tan sensual... Lo amo.

Reemplazó sus manos por su nariz subiendo lentamente hasta mis orejas. El estímulo era increíble, pero el que me daba ahora con su lengua en mi cuello, era de tal grado, que, conjuntamente con sus hábiles manos modelando mi cuerpo, me tenía llena de placer. Lo desvestí a velocidad 'vampírica', bajando sus pantalones y arrastrando su bóxer con él, y no pude dejar el disimulo de lado al verlo tan imponente frente a mí. Con suavidad, lo cogí y pasé mi mano de arriba hacia abajo varias veces, su rostro se tensó, apliqué velocidad y el estímulo se convirtió en un arma poderosa de placer, para ambos.


Sentía una necesidad casi imperiosa de tenerlo dentro, pero a la vez quería prolongar más mis caricias, así que mientras el tiraba su cabeza para atrás y jadeaba fuertemente frente a mis movimientos rápidos, contraje mis músculos internos para aproximarme un poco más al éxtasis. Sentía mi orgasmo a la vuelta de la esquina cada vez que su aliento rozaba mi piel o el aire, estaba tan sensible, que no me imaginaba que pasaría cuando él me tocase.

- Detente, Kris. – tragó saliva. – Aún... no...

Me arrecostó a la cama apresando mis manos en torno las suyas.

- Es mi turno. – suspiró en mis pezones para luego morderlos y jalarlos con audaz interés como si tuvieran miel. Si no hacía algo pronto ahí abajo, no sabría si podría aguantar más.

Como leyéndome el pensamiento, aventuró sus dedos -más intrépidos que antes- por entre mis labios, jugando, hasta adentrarse en mi cuerpo. Gemí de placer. Mis manos apretaron las sábanas en un puño y mi cadera se agitaba cada vez más.

- Rob... Ya... Por favor...

Sonriéndome lascivamente y sobre excitado se acomodó frente a mí, se introdujo a profundidad y una sensación agradable me llenó por completo. Mi cuerpo se acoplaba tan bien a él y se movían con tal sincronización que fascinaba, así fue desde la primera vez, cuando supe que estábamos diseñados para estar juntos por siempre.

Gruñó sobre mis labios antes de volver atacarlos. Cada roce, cada embestida que realizaba contra mi intimidad, era una corriente de placer inaudita que alteraba el palpitar de mi corazón, que ya de por sí, estaba alterado de su amor. Nos miramos y nos conectamos en silencio, sólo a través de nuestros ojos, compartíamos el instante de entrega y afecto que experimentábamos.

Empezó a moverse más rápido, nuestros cuerpos lo pedían con euforia, y para intensificar el contacto, lo apresé con mis piernas. Mi cuerpo se arqueó y podía sentir cómo me contraía en torno a él. El poder del orgasmo me golpeó fuertemente e hizo que grite su nombre varias veces, Rob se movió un poco más y segundos después lo sentí venirse en mi interior haciéndome suya…


Amaba también esta sensación tan deliciosa, tan íntima, nos conectaba mucho más y lo sentía únicamente mío... Sin duda, hacer el amor de la forma en que lo hagamos, seguía siendo mi mejor despertar.
Me besó sutilmente recargando su cuerpo sobre el mío. Lo abracé unos instantes. Nuestras respiraciones agitadas iban descendiendo.

Salio de mi lentamente, y se posicionó frente mio, apoyandonos sobre nuestros costados. Dibujé unas líneas difusas sobre su rostro con mi nariz.



- Rob...
- Mmmm...
- Te amo.
- Y yo a ti. – sonreí. Me miró un rato con dulzura. – ¿Sabes? No quiero trabajar hoy, quiero estar así contigo, a tu lado siempre.
- No podemos Hon... Ayer ya lo hicimos, no salimos ni un segundo del cuarto(*). – le recordé.
- No es suficiente...
- Para mí tampoco, Rob... Nunca lo será. Pero debemos ducharnos. – desvié mi mirada de los ojos brillantes que tenia al frente al reloj de pared. – En una hora nos llevan al Set, ¡se nos hizo tarde!

- Está bien. – aceptó resignado. De pronto se le dibujó una sonrisa maliciosa en los labios. – Te dejo salir pero con una condición. – lo miré expectante. – Compartimos la ducha, dejas que te pase la esponja y te enjabone... Sin objeciones y por donde yo quiera. – concluyó sensualmente en mi oído con voz de mando sin dar marcha atrás.

Lo miré con picardía, en vez de molestarme, me excitó e involuntariamente me mordí el labio...

¡Dios! ¡Éste chico me tiene loca!

- Ok. – acepté a sabiendas que llegaríamos muy, muy tarde al Set, pero no me importaba, en estos precisos momentos, sólo me importaba él, yo y nuestro 'segunda luna de miel'

...Y sí… soy consciente que aún nos faltaba el desayuno...

.

.

.

Terminé de secarme el cuerpo, rápidamente me vestí con un mini short de jean y una polera sin mangas blanca, cuando disponía a calzarme mi converses preferidas, logré escuchar la voz de Sarah proveniente de la salita. Le informaba a Rob que ya nos esperaban en el Hall de entrada para llevarnos en unas camionetas negras al Set. Estábamos atrasados.

(...)

- Ok, le diré. –
- ¿Crees que deberíamos salir a saludar? – le preguntó Rob en clara alusión a las chicas que estaban esperándonos afuera. En el transcurso de la mañana habían aumentado, eran muchísimas, pero se encontraban tranquilas, sin gritar, totalmente entusiasmadas por nuestra próxima salida.
- Yo creo que sí, la producción también piensa igual... Es cuestión de ustedes.
- Ok. No creo que haya problema. Que venga Kristen y le preguntamos. – hizo una pausa. – Tantas horas esperándonos, es lo menos que podemos hacer. – respondió prendiendo un cigarrillo. Yo concordaba con él. Nosotros nos debemos a los fans, sin ellos, no seríamos nada, y bueno, un saludito no le hace mal a nadie, además que sabían portado muy bien.

- Suena bien, Rob. Obvio que debemos salir a saludar. – dije entrando al living, le sonrié y me devolvió una mueca de aprobación. – Hola Sarah.
- ¿Como vas Kristen? –
- Todo bien.
- Bueno chicos, el balcón del sexto piso da a un Hall, y es perfecto para que salgan y saluden rápidamente. Cuando estén listos, estaré afuera.
- Ok.
- Gracias Sarah. – se perdió tras la puerta, me empiné para darle un besito a Rob, y arreglamos las últimas cosas para irnos de una vez.

.

A los minutos, ya nos encontrábamos saliendo del dormitorio, nos saludaron los chicos de seguridad y nos dirigieron hasta las escaleras de mármol. Subimos sólo un piso y caminamos por un pasillo decorado con espejos y linternas pequeñas hasta llegar al Hall.

Yo estaba un poco nerviosa, respiré profundamente y miré a mi Rob. Él siempre me daba confianza y tranquilidad. Por lo apresurados que salimos del cuarto, no me había percatado en su imagen… se había vestido con un polo rojo y un pantalón de drill beige, le quedaba perfecto… tan guapo. Su cabello revuelto y mojado le daba un toque de ingenua sensualidad; de inmediato, recordé la fantástica ducha que compartimos hace instantes y que obviamente nos atrasó varios minutos, sobre todo porque Robert fue muy minucioso con la esponja en 'varios aspectos'…

Le sonreí e imité a mi novio colocándome mis lentes negros. Retiró un mechón de mi cabello húmedo, y me devolvió la sonrisa… ¡Sexy!



A penas cruzamos la puerta de vidrio y madera del balcón, estallaron los gritos, mi nombre y el de Rob se perdían entre ellos y entre frases en portugués e inglés que no lograba comprender en su totalidad. No había imaginado, hasta entonces, la cantidad de chicas que se encontraban congregadas en el Hotel.

- Oh wow… son muchas. –
- Dios… no lo puedo creer.

Estábamos sin palabras...

Me llamaron la atención los muchos carteles que se agitaban en el aire, por la altura no podía identificar todos, pero, me pareció ver entre ellos afiches de los 'Jonas Brothers' –si no me equivoco, hoy llegan-, otros míos, otros de Robert, y otros de 'Twilight'. Algunos los pude leer porque la letra era más grande, otros no, pero sin duda, todos estaban estupendos. Las saludamos con la mano a todas, y los gritos seguían y seguían, las emociones se me arremolinaron y me sentí muy feliz.

- Mira ese de color celeste. – giré a la izquierda, y vi a unas chicas con unas banderas grandes, no brasileñas, que sostenían en sus manos… ¿habrán chicas de otros países? Wow... Parece que sí.



Me apoyé unos segundos en el balcón, las seguí mirando con agradecimiento, y me dieron ganas de hablarles o gritar algo pero me moría de nervios… aún no me lograba acostumbrar del todo, y además que había prensa en cantidad, y resultaba incómodo.

Volteé a ver a Rob un segundo, y a través de sus lentes oscuros, noté su mirada. Los dos estábamos sorprendidos y contentos.

En todas las ciudades que íbamos, teníamos una gran aceptación. Madrid, Roma, Tokio, París… todo era increíble, pero… como en Argentina, confirmo nuevamente que las fans latinoamericanas son las más efusivas e intensas.

- ¡Chicos! ¡Ya está! – nos llamaron desde el Hall. – Es hora de irnos. –


Sonreí una vez más, y nos despedimos haciendo adiós con la mano. No demoramos ni diez minutos, y me había parecido más tiempo. Los gritos de desilusión no se hicieron esperar.

- ¿Qué tal? – preguntó Sarah.

- 'Cool' – alcé mis pulgares en señal de satisfacción. Rob sonreía.

- ¿Qué sigue ahora? – quiso saber Rob, mientras caminábamos al ascensor, rumbo al primer nivel.

- Nos vamos en la camioneta al set provisional. Tú – señaló a Rob. – a maquillaje primero y luego a ensayar en 'La Marina' con el bote. – asintió. Chasqueó los dedos. – Y tu Kristen, maquillaje y vestuario, han conseguido una ropa 'casual brasileña' que quieren probarte para los próximos días. –

- Ok. – respondí. Un presentimiento cruzó mi cabeza. Ojala que no sea lo que estoy pensando, porque si es así, me da ataque primero…

- ¿No ensayaré con Kristen? –

- Nop. Kristen llegará de frente a las grabaciones. – Rob abrió la boca perplejo. – Es como… bueno… tu personaje ya tiene conocimiento de todo el 'proceso'. En cambio, 'Bella' no, es todo nuevo para ella.

- ¿Y por qué tengo que volver a ensayar yo? ¡Ya lo hice varias veces en Louisiana!

- Oh Rob… no chilles… – le dije. Él entrecerró los ojos cogiéndose el mentón. Entramos al ascensor y Sarah cerró la puerta. Rob se recostó en la pared de éste visiblemente fastidiado y puedo jurar que murmuró 'No es justo'.

- No te preocupes, sus dobles ya ensayaron un par de veces, no hay peligro, sólo que… – dudó un par de segundos – Quieren asegurarse que no destroces el puerto, Rob.

- ¡Oh rayos! ¡Qué exagerados! – reclamó.

Me carcajeé a más no poder… pobre mi Rob.

- En vez de apoyarme, ¡te burlas! – me recriminó, se cruzó de brazos e hizo un mohín. ¡Lo amé!

- No sonso... Te amo. – le di un beso rápido en los labios y él esbozó una sonrisa.

- Ya chicos, dejen para luego eso… ahorita salimos al vestíbulo.


Como alma que corre el viento, regresé a mi postura inicial. Seria y sobria, sin dar rastro alguno del inmenso amor que le tengo a Rob. Se abrieron las puertas del ascensor y tuve que fingir nuevamente, como cada vez que salimos a escena, como cada vez que nos presentamos frente al público, como cada vez que somos alertados de periodistas… Era fastidioso, en cierto punto, fingir frente al resto, pero, si no lo hacíamos, nuestra vida podría volverse un caos, si es que no lo que estaba ya. Sólo y hasta que no terminemos la saga, y acabe el frenetismo mediático, no podríamos ser totalmente libres de demostrarlo públicamente…

Suspiré.

Así son las cosas...
Nada es perfecto...

Pasados unos minutos y después de transitar los pasillos que van a la puerta falsa del Hotel y tropezarnos con varias personas que trataron de disimular en vano su interés por nosotros, subimos a una de las dos camionetas negras que habían. Me senté al lado de Rob, lo cogí de la mano cariñosamente y él la llevó a su boca para darle un suave beso. Me sentí reconfortada y segura. John se volteó en ese momento tratando de no ser indiscreto, pero no me importaba, él conocía muy bien nuestra relación al igual que las personas y amigos más cercanos que teníamos, y claro, las lunas polarizadas sirvieron de barrera y 'camuflaron' nuestra pequeña muestra de afecto.


Me reí para mí misma... A pesar del tiempo, parecíamos aún dos delincuentes, dos amantes clandestinos...
.

.
.
.

Después que Rob fue llevado por su seguridad a otro lado del Set provisional -ubicado en el puerto de 'La Marina'-, no lo había vuelto a ver. Habían pasado ya como 4 o 5 horas, y lo extrañaba... Muchísimo.



Según me dijeron, estuvo ensayando de nuevo con el bote...  A ver, ¡todos me tenían ansiosa con el tema del bote! Sé que Rob ensayó muchísimo en Baton Rouge, y que, según él, lo dominaba a la perfección; también me aseguró que sería súper fácil hacerlo, mucho más fácil que morder la almohada con fiereza y destrozarla, haciendo que se desplume...

Me reí al recordarlo… Rob y sus comparaciones... ¡Extraño sus chistes!



Rob en "la Marina da Gloria" con los dobles y Bill

- Señorita Stewart. Es el turno de probarse la ropa de baño para mañana. –

Mis pensamientos fueron cortados al escuchar una voz áspera, suspiré y vi un par de ojos marrones observándome expectante.

- Aquí está, pruébeselo. –
- ¡Ay no! ¿Cómo me voy a poner eso? – pregunté alarmada mirando el pedazo de tela que tenía al frente. Mi 'presentimiento' resultó cierto.
- Disculpe señorita Stewart, pero el señor Condon y _, nos han dicho que usar este bikini brasileño, sería perfecto.


- Mierda. - murmuré bajito pasando mis dedos por mi cabello. Por poco y malogro las extensiones.
- ¿Cómo? –
- No nada... Disculpe – respondí, quise morderme las uñas, pero no podía, tuve que aguantarme las ansias de agarrarme la cara y masajear mis sienes, porque si no me matarían por destrozar la manicure y el tratamiento facial 'a lo brasilero' -con colageno,aloe y no se que más cosas- de hace dos horas.

Me lo puse a regañadientes, pensando en cosas positivas que no aumenten mi pena y evitando de alguna manera, lo desnudo que estaba mi trasero.

- Recójase el cabello. – hice lo que me ordenó la asistente de vestuario. – Ahora, una vuelta, por favor. – volví a obedecer. Mis mejillas ardían de vergüenza.

¡Diablos! ¿En dónde se había metido Bill? ¡Nunca me dijo que usaría esos bikinis tipo tan chiquitos! (*) Nunca pensé que harían usar a 'Bella' tales cosas…

Él y sus sorpresas...

¡Dios! Ahora sí siento nervios de cómo será la lencería de luna de miel.

- Mmmm... Creo que haría falta depilar el área del bikini, y quedaría preciso. –
- ¡¿Ah? – tragué en seco. Mi corazón saltó... ¿Había oído bien? – Está bromeando, ¿no? – me asusté más.
Alzó una ceja.
- Tranquila Kristen. Hablaremos con Bill. – me dijo Carol e irradió tranquilidad al poner su mano sobre mi hombro. – Creo que pensaron… por unos momentos… que… era una manera de 'mostrar un poco de carne' sin mostrar demasiado. – concluyó. – ¿Me entiendes?

Asentí.

- Sip... Claro que lo entiendo... Pero de ahí a usar tanga... – arqueé mi ceja y negué con la cabeza sintiendo pena.
- Quizá es una broma. –
- Sí, tiene más sentido. – sonreí aún avergonzada. –
- Vamos, anda pruébate lo último. –

Dominé mis nervios un poco, y salí veloz hacia el vestuario para cambiarme y seguir probándome las otras opciones de ropa.

Ya cuando estuve lista, con un hermoso y delicado vestido color perla con un fino lazo negro que amarraba la cintura -único en su colección- y los zapatos negros de tacón alto, me vi al espejo y me sentí inesperadamente cómoda. El vestido me quedaba perfecto, como un guante, entallado en la cadera y en los muslos superiores, me di media vuelta para 'apreciar' mejor el dèrriere, y supe que Rob moriría al verme...
No iba a aguantar ni mucho menos, iba a vencer su manía de agarrarme y apretarme la cadera por detrás en cuanto ocasión aparezca.


Como punto a mi favor, me gustaba que lo haga 'disimuladamente', era incitador y sexy; pero, como punto en contra, y con este traje que no dejaba mucho a la imaginación, iba a sufrir tortuosamente el no tenerlo íntimamente conmigo hasta la noche...

- Te queda excelente. ¿Te lo habías probado antes? – negué.
- No, sólo me tomaron medidas y me envolvieron una vez con una tela parecida. – Aseguré.
- Factor sorpresa. – asentí. – Bueno vamos a retocarte el maquillaje para que te reúnas con Rob y Bill antes de grabar. –
- Hazme recordar lo del bikini, por favor. – sugerí mordaz mientras me descalzaba los zapatos negros, y me colocaba mis converses. Si Ruth me conseguía tacos cada vez más grandes, creo que los de Vestuario le ganaron. –
- No hay problema.

.

.

Al entrar a una habitación más grande, que la habían acondicionado como 'Catering', vi a mi apuesto novio de espaldas, sosteniendo una lata de Coca Cola y conversando con algunos chicos de producción. Llevaba puesto una camisa de seda celeste y unos pantalones de vestir negros.
En una palabra: Sexy.

Habia pasado unas cuantas horas desde que nos separaron, y al solo verlo, las demás personas a su alrededor se volvieron siluetas difusas ante mis ojos. Todos mis sentidos se concentraron en él.
... Sip, es Simple... Lo amo.

Batallé con las ganas de acercármele, pero en vez de eso, giré en mis talones y proseguí a realizar un pequeño recorrido alrededor para encontrar a Bill y poder decirle sutilmente que ni de a raspas usaría ese bikini-tanga- blanco.

Podrian pensar que despues de interpretar a Mallory, no habia problema... ¡Pero claro que lo habia! El personaje lo ameritaba, además, ese dia eramos pocas personas, y segundo, me cubria una falda... Pero ahora tener mi trasero y mi cadera muy destapado sin siquiera una toalla al lado... Me ponía nerviosa.
Y eso, sin contar la lencería azul que me habian 'asignado'; una cosa es hacerle striptease a Rob en nuestra intimidad, y otra mostrar mi piel desnuda frente a varias personas en el Set...

Mi verguenza me iba a consumir viva...

Aunque no descarto que sea una broma de Bill...


Vestido de Kris (Bella) y
ropa de Rob (Edward)
Atras: Bill

- ¿A dónde va Señorita? – una brisa cálida golpeó mi cuello.

Mis pensamientos se interrumpieron de pronto cuando sus manos -traviesas- se deslizaron alrededor de mi cintura por detrás y susurró en mi oreja tentadoramente.

- ¡Rob! ¡No hagas eso aquí! – exclamé sorprendida tratando de modular mi voz. Sentí cómo mi corazón se agitaba.

Me aparté un poco, me di vuelta y vi la sonrisa pícara que se dibujaba en sus labios. Su mirada peligrosa me hizo estremecer.

La amé.

- Te extrañé, Kris. – me mordí los labios.

- Yo también, babe, no sabes la ropa que me hicieron pro… – no me dejó terminar, porque volvió a acercarse sin disimulo.

Rob seguro que quiere morir.


- …Y apareces toda sexy con este vestido, que desde ya es mi perdición. –

Su mirada quemaba. El talco blanco en su rostro y cuello me decían que estaba listo para interpretar a Edward… mi Edward… pero aún así, me daban unas ganas inmensas de besarlo y acariciar ese pelo desordenado que tanto amaba, arrinconarlo en la pared, y prenderme de esos labios finos que no estuvieron a mi lado las últimas cinco horas…

Pero debía resistirme. Miré a los costados para verificar que no haya nadie 'indiscreto'. Felizmente éramos pocos, el resto seguro estaba en locación.

- … Rob…detente... – sostuve débilmente alejándome un poquito. él entendió muy bien el por qué. Cerró los ojos.
- Esta bien. - dijo contenido, lo noté cuando apretó su mandibula. - Dejémoslo para después.

Asentí. La resignación surcó fugazmente su rostro y quebró mi interior... Yo no queria negarle nada... Debía estar loca por resistirme a él... ¿No? Lo sé... Pero, no era el momento ni el lugar... él lo sabía.
Suspiré.

- Pero, – agregó de inmediato llamandome la atención. – Hoy no te salvarás. Estarás en zona de peligro. – Como dije hace ratito, mi Rob no iba a resistirse ni dejarse no tentar por el vestido.

Sonreí. Se relamió los labios al tanto sus manos juguetonas recorrían su cabello.

- ¿De qué no me salvaré? ¿De tí o del bote? –
- Te sigue causando risa, ¿no?
Me encogi de hombros. Bufó.
- ¡Ya quiero verte a ti haciendo esto! – me reí y le clavé el codo en el estómago por gritón.
- ¡Aunch!
- ¡No chilles Rob!
- ¡Ah no! ¡Ahora no me portare nadita bien!
- Lo sé. Es inútil batallar con tus manías, Rob. – hice una mueca de fingida desaprobación, abrió la boca para protestar, pero en vez de eso, me acerqué a su oido y le susurré algo bajito.

Me separé de él para notar el efecto de mis palabras... Sonreí. Sus mejillas se habían sonrojado ferozmente...
Sabia que no se podria resistirse a eso...

.
.
.
Continuará…

.
(*) Hay tweets donde informaron que una mucama del hotel vio a Kristen dormida en la cama de Rob. Supuestamente Summit les habian dado cuartos separados. La chica estuvo en shock *-* (*)

(*) Tambien se sabe -confirmado- que Rob y Kristen no salieron del cuarto de Hotel, desde el 5 noviembre (despues de la cena con "Rapidos y Furiosos") hasta el 7 noviembre, que se les vio en la ventana, y luego salieron rumbo a las filmaciones.
.


_______________________________________________________________


NOTA IMPORTANTE:

Bueno Chicas, ¡como les dije! Muchisimas GRACIAS por aguantarme tanto tiempo.... ya saben cual fue su REGALITO. ¿no? Ya lo leyeron me imagino ¬__¬
para las que no saben, su regalo se divide en dos partes...la primera el FIC de SAN VALENTIN (click aqui) y el otro es un pequeño FIC de EdxBella. (a penas Fanfiction me deje subirlo, les traigo el link) okis?


Les mando muchos besos, gracias por esperarme, y espero leerlas siempre. Ya ando mejor, como podrán ver; A veces aún entro en estado nostalgico... por eso no les prometo que día podría actualizar.

No olviden comentar. Es un gran incentivo para mi. LQM

ademas como sè si les gusto ¬.¬






Reacciones:

13 comentarios:

  1. HOLA
    QUE BUENO QUE YA ESTAS DE REGRESO
    ANIMO TODO VA A ESTAR BIEN.....
    FELICIDADES POR TU BLOG ESTA INCREIBLE Y LA HISTORIA COMO SIEMPRE LA AMEEEE

    BESOS DESDE MEXICO.

    ResponderEliminar
  2. hola lucy esta muy bueno este capi eso de k una mucama vio a kris en el cuarto de rob no me lo sabia me dejaste muy sorprendida con eso *.*
    me encantaron muchos tus regalito estas genial tus hisrotia bueno me despidos besos hasta la proxima
    by yesica

    ResponderEliminar
  3. Lucy... k lindo como siempre ya te extrañaba.... espero k sigas asi gracias por tus historias.... tambien se les extraña en el facebook..cuando regresan????...Lucy no pierdas el animo nunca recuerda k ahora tienes un angel k te cuida desde el cielo....te mando besos ...desde un pequeño lugar de mexico...

    ResponderEliminar
  4. Hola nena espero ya te encuentres mucho mejor, mucho animo!!
    que bueno que ya estes de regreso, como siempre me encanta tus capis!! mucho amor en el ambiente, y lo de los tweets me dejo sorprendida, gracias por el dato!!!
    hasta la proxima, un abrazito :)

    ResponderEliminar
  5. olaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!! Como estas? jajaja Espero que Zuper Bien hahahaa bueno teeeeeeeee estuvo el capitulo y no me hbia dado cuenta de la excelente musica que tienes en el blog jajaja hoy decidi escucharla tda haha y me encanto!!! jajaja publicala prontito...y ademas tus regalos estan super coolsss y lo de Kris en la cama de Rob..Laneta me dejaste o.O jajaja bye bye besosssssss

    ResponderEliminar
  6. n_n! Muchas graciasssss Chicas! no dejo de decirlo son lo maximo! El apoyo que siempre me dan, es genial, y suficiente para seguir adelante. en serio. las quiero. =)!


    yo al igual que ustedes, cuando lei el tweet, lo fije en mi mente, para siempre....en serio que me traume....awwww Robsten *-*


    LAS QUIEROOOOOO

    ResponderEliminar
  7. Hola me encantan tus historias y sabes me encantaria que hagas una de como fue la primera vez de rob y kristen , seria interesante.
    Eres maravillosa escribiendo ,espero que los sigas haciendo , saludos =)

    ResponderEliminar
  8. ola Lu!
    wuooo esta muyy genial con todo y las fotitos! k romanticos son este par!
    go robsten!
    ---klau---

    ResponderEliminar
  9. a eso???? que le susurro????? ay no nena! no me dejes con tal intrigaa!!!! me matas! los juro!
    Excelente Lú! Una vez me mas te luciste! =)

    ResponderEliminar
  10. AMO TUS HISTORIA CREO QUE TIENES UN GRAN TALENTO QUE NECESITA SER VISTO POR LOS DEMASSSSSSS
    POR FAVOR SIGUE ASIIIII
    MUCHO ANIMO EN ESTE MOMENTO, CUENTAS CON EL APOYO DE TODAS LAS QUE LEIMOS TU BLOG!
    MUCHOS SALUDOSSSS
    BESOS

    ResponderEliminar
  11. =) Gracias por sus nuevos comentarios chicas, quisiera que coloquen sus nombres para conocerlas, y bueno agradecerles como se debe n_n!

    Mañana viernes viajo unos dias, pero a mi regreso les subo la continuacion de este capitulo. =) por mientras les dejo un SNACK... es un Fic(oneshot) EdwardxBella, se llama "Construyendo Fantasías". (en la pagina principal lo pueden encontrar ^^ )

    Besos! Lu.

    ResponderEliminar
  12. GENIAL¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ (COMO SIEMPRE)ERES GENIAL TUS HISTORIAS SON GENIALES EN FIN TU BLOG ES GENIAL¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ESPERO QUE NO SEA MUCHO TIEMPO EL QUE SALGAS REGRESARE POR HAY COMO EL 4 DE ABRIL AVER SI YA REGRESASTE JEJE BESOS

    ResponderEliminar
  13. me encanto la historia acabo de leerla y espero ansiosa que la sigas :D

    ResponderEliminar