¡Gracias por su apoyo!

viernes, 8 de abril de 2011

PARTE 2: Capitulo 3: Only For You and Me ( Fic Robsten Brasil )

Hola Chicas! Ya regresé de viaje, ya estaré por aquí más seguido. =)
Espero les guste este cap, Como su nombre lo dice "On Set Loving", ya estamos centrados en lo que son las grabaciones, en esta ocasion La Marina y Lapa. No sé el guión exacto que haran en la película, pero según videos y fotos, he creado estos caps. (VEAN EL VIDEO ABAJO)

Los detalles (*) y más...en NOTAS.Besos, Lu.




.



Fic Robsten:

"Only For You and Me"
(Outtake – Brazil)

Capítulo 3: "On Set Loving"
(Parte 2)

KRIS - POV
(Rio de Janeiro, 7 Noviembre, 2010)

.
"Me hicieron probarme una tanga hoy, Rob" – le susurré en el oído, me separé de él para notar el efecto de mis palabras, y sonreí. Sus mejillas se habían sonrojado ferozmente…
Sabía que no podría resistirse a eso…
.

- No Kris, ¡No me digas eso! ¡Ahora no podré imaginarte sin eso puesto! – volvió a repetirme Rob descruzándose de brazos y apoyando sus manos en la mesa de buffette que estaba en su espalda. Parecía un niño pequeño.

Hizo un sonido agudo, creo que fue el ruido del azafate retumbar, pero no le hicimos caso, él seguía procesando la información 'confidencial' que le había dicho segundos antes, una que empezaba con la letra 'T'... Mientras yo me deleitaba con sus ojos esmeraldas.

- Oh... Pero Hon, es sólo un bikini. – le dije fingiendo que no le daba importancia. – Tenía que contarte... Sabes que te cuento todo. – el rubor de sus mejillas aún cubrían su piel blanca a pesar del talco. Se veía precioso.

Lo admito... Quería poner a mi novio 'hot'.

— Si... ¿Pero... – bajo la voz y susurró: –... ¿Una Tanga? Ufff... – se pasó la mano por su cabello nervioso, y de su boca salían cortos gemidos que combinaban muy bien con los gestos de su rostro, y que pasaban desapercibidos para el resto, hasta podían confundirse con su respiración, pero, para mí que lo conocía tan bien, sabía lo que esos sonidos representaban.

Hot. Todo era demasiado hot.

Sonreí... Si él estaba así, yo también... o aún más.
Estuve a punto de acercar mi mano a su cuello, y acariciarle el mentón, cuando detrás de mí oí una voz gruesa carraspear.

- ¿Interrumpo? – cerré los ojos e hice una mueca, y me decidí a voltear.
- ¡Hey Bill! ¿Cómo estás? Estuve buscándote. – me abrazó.
- ¡Kristen! ¡Estás preciosa! - me retiró un poco de su agarre para observarme. – ¿Te gusta el vestido?
- Sí, claro, más que el bikini, seguro. – soné casualmente mordaz.
- ¡Oh! ¿Te lo probaron, ya? Era solo una idea para Paraty... Tú sabes, seguí las visiones de 'Alice'. – se rió mientras arreglaba sus lentes. Bill siempre andaba de buen humor, eso traía un buen ambiente al Set y una facilidad de trato con todos. Me encantaba que siempre esté dispuesto a escuchar nuestras sugerencias y era muy abierto a nuevas ideas. Era genial trabajar con alguien así.

- Si, entiendo lo alocada que puede ser 'ella'... – rodé los ojos y proseguí: – Pero, está muy chiquito. – Rob abrió los ojos y lo sentí tensarse al escuchar estas palabras. Sonreí nerviosa y avergonzada alzando una ceja, tratar temas asi como estos con el director, era muy penoso.
- Claro, claro. –
- Bill. – la voz de novio gruñó, lo miré, y vi cómo apretaba sus puños. – ¿A qué hora grabamos? El talco se está corriendo.

Claro, que debía correrse... Rob anda pervertido hoy.

- ¡En unos minutos! Ya están listos la iluminación, las cámaras y los micrófonos en el puerto. Solo espero que me informen por la radio, y me digan en que momento saldremos.
- Genial. – refunfuñó exaltado.
- Los periodistas han aumentado, y los fans también, pero cuento con que Rob domine el bote rápido y corramos a Lapa. – agregó.
- Si, yo también quiero ver eso. –

Nosotros conversábamos, pero Rob no decía nada, estaba mudo y con la mirada perdida aún meditando lo que le había dicho... Es tan bello verlo asi, tratando de controlar sus impulsos y deseos más profundos, cerrando sus manos en puños para no distender sus pensamientos indecentes... Lo miré de soslayo... Tuvo suerte de ponerse un pantalón 'a la antigua' que disimulaba muy bien aquella parte de su cuerpo que seguro estaba listo... Para mí... Solo para mí.

- ¿Probaste el fondue, Rob? – le preguntó, y él ni se inmutó. Ya me estaba preocupando. – ¿Rob?
- oh... Ehhh disculpa... – se aclaró la garganta, – ¿Me decías? –

Volví a sonreír delicadamente, y cogí el primer bocadillo que encontré en el azafate, y probé un pedacito. Tenía que defender a mi hombre.

- Esta muy bueno, Bill. – apresuré a decir capturando su atención disimulando así la cara de sonso que tenía mi amor. – ¿Contrataras este catering para New Orleans?
- Eso mismo pensaba... ¡Me lo llevo! – reímos. – Delicioso, ¿verdad?
- Demasiado. – respondí, bañando otro aperitivo en el fondue de chocolate. Rob asintió, apuesto que ni siquiera sabía de que hablábamos. Habiamos perdido a Rob desde que escucho por segunda vez la palabra 'bikini'.

¡Lo amo!

- Chicos... Discúlpenme, atiendo el bip. – miró en la pantalla y de inmediato dio media vuelta para ir a hablar a un lugar más privado, seguro. –
- Ok. – pronuncié para mí. Cuando volteé de nuevo hacia mi novio, su mirada ya estaba flameante.
- Mala. Niña mala. Me tienes mal.



- Rob... No sabes lo que daría por estar contigo ahorita. – musité. Sus ojos ardientes me desnudaron en un segundo, me imaginé a mi misma en la playa, echada sobre la arena blanca tomando sol con el bikini-tanga blanco y Rob saliendo del mar azul con un bóxer ajustado y su cabello sensualmente mojado... Con solo verlo así, unos cosquilleos me recorrieron los muslos internos y se intensificaron como palpitares en mi intimidad, él venía caminando hacia mí... envolvió sus brazos alrededor mío fuertemente y con suavidad y pasión me tomaba sobre la arena... Sentí una ola de calor qué se concentró justo en mi bajo vientre...

¡Oh Diablos! ¡Estoy teniendo fantasías con mi novio frente a veinte personas!

- No me mires así, mala... – gruñó. – esos ojitos sólo demuestran una cosa...
- ... – me mordí los labios antes de contestar. – Supones bien... – aminoré la marcha agitada de mi respiración. – Rob, ya no te perturbaré con eso. Créeme me hace mal a mi también.

Ladeó su cabeza castaña... En serio, quería besarlo... Y desnudarlo...

- Ya le dije a Carol, que en la vida iba a usar ese bikini en la cascada. ¡Imagínate nomás! – su mirada se oscureció más. – ¡Cuánta gente estaría alrededor mirando!

Y vino el 'Stop'.
Su rostro cambió... Un poco... ¡No! Miento... Cambió mucho... ¡Ah! Mi Rob celoso... Lo amo.

- ¡Ah no! ¡Eso no! – exclamó manteniendo un timbre de voz bajo, pero tenso. – No Kris, mucho tuve y tendré que... aguantar con... ya sabes... eso, ellos... esa película... – concluyó apenado. Supe a que se refería... Creo que aún no supera las grabaciones recientes de 'On the Road'... Era un buen momento para darle un beso, decirle que lo amo solo a él en el mundo y que confié siempre en mí... pero no podía hacerlo, solo atiné a coger su mano de la mesa, y darle un suave apretón.

- Lo sé, Hon... Solo bromeaba. – lo calmé. él me dirigió una mirada enternecida.

Nos conectamos como muchas otras veces, leyendo en el otro el reflejo de nuestra mirada y descifrándola... Éramos cómplices ante todo y yo amaba eso.

- ¡Bueno, bueno! Es hora de la acción, ¿Listos?
- Eso creo. Vamos. –


Salimos del SUM, caminamos varios minutos, quizá fue corto o largo el trayecto, no lo recuerdo porque Bill me comentaba la acertada preparación que habían tenido todos, y la buena disponibilidad de los encargados de la marina, para poder grabar después de las 6 de la tarde, hora en la cual la atención al público finalizaba.



Según lo que leí en los folletos, 'La Marina da Gloria' era el centro de actividades Náuticas de Rio, y daban clases diarias de pesca, buceo, cursos de vela y paseos por la bahía costeña todos los días.

En otro momento, me hubiera gustado probar un viaje así, con cosas nuevas para ver y sentir teniendo a Rob a mi lado... Ahora no podemos realizarlo, por obvias razones, pero, claro, no puedo negar que el paisaje frente a mí era bellísimo y cuidadosamente iluminado pero agregarle a esta emocion el instinto genial de intentar cosas nuevas, sería inimaginablemente excitante...


Si... Le diré a Rob que debemos regresar a Río pronto...

- …Y sus dobles, Rafael y Roberta… ¿sabías que fueron modelos? ya Rob trabajó con ellos, no pudimos hacer mejor elección, son responsables, tranquilos, y eficientes. – concluyó muy contento.
- Suena bien. ¿Cómo hacías para dirigirte a Robert? – me miró unos instantes confundido, hasta que la arruga de su frente se borró.
- Ah ¿Lo dices por los nombres? – rió. – Pues es una anécdota curiosa, déjame contártela luego...o quizá, debas verlo por ti misma, mañana en Paraty.
- 'Cool'. Me dieron más ganas. – dibujé una mueca.

Volteé a ver a Rob, y él seguía igual... como un robot. Ahora lo confirmo: Habíamos perdido a Rob cuando escuchó nuevamente la palabra 'bikini'...

Bill, por su parte, seguía entusiasmado, el proyecto en sí lo entusiasmaba, no dejaba de darme los detalles de las escenas. 'Supuestamente' yo, ósea Bella, debía estar cansada por haber 'bailado' samba -un poquito-, y obviamente, estaba odiando a mi cuñada por conseguirme estos tacos tan altos... Pero muy a pesar de eso, tenía al lado al hombre de mi vida, a mi esposo, y eso era más que suficiente para Bella… y, obvio que para mí también.

- Hecho.
- Pero no olvides, que a pesar de todo, estás feliz y ansiosa por tu luna de miel…

Le sonreí y confirmé con un movimiento de cabeza todo lo que él decía. Lo entendía a la perfección. Según Bill, debíamos vivir cada segundo de la ficción en nuestra realidad, pensando que Paraty sería nuestro rincón especial y que éramos dos enamorados que llegaban 'recién a su luna de miel'… tan cierto y a la vez tan irónico... nadie sabía, sólo nosotros que nuestra segunda luna de miel había empezado muchísimo antes: desde que pisamos Brasil.

.

.

Salimos a la intemperie del balneario. Recorrimos todo el largo del muelle que cerraba la Bahía. Dentro de éste, había varios muelles pequeños -como ramificaciones- rodeados de barcos veleros y yates. Era la primera vez que salía del hotel de noche, y no me había percatado que la brisa marina trataba de colarse por mis huesos. Hacía frío. No tanto como para usar un abrigo, pero lo suficiente para querer prender un cigarro, y tener a la mano una chompa.

Menos mal que todo estaba muy bien planeado. Sarah había provisto de ciertas cosas necesarias para mí y para Rob.

Mientras retocaban el maquillaje de Rob –digamos que el talco se le había corrido un montón-, prendí un cigarro, y sentí tranquilidad, conforme pasaba los segundos, mi cuerpo ya sentía un calor suave que inundaba mis sentidos, propio de los efetos del tabaco. Cuando fue mi turno, le pasé la colilla a mi novio, y me derretí al verlo exhalar el humo con aquella manera tan sexy que tiene… Pensamientos pecaminosos invadieron nuevamente mi consciencia. Me estaba haciendo mal observarlo…

Apunte mental: darle cinco besos más a Rob en el Hotel.

- Las cámaras de vídeo están colocadas alrededor del lugar, y grabaran en secuencia, Señor Condon. – escuché la voz áspera del encargado de las cámaras de filmación informando a Bill. No me había dado cuenta a la hora que se habían acercado.
- Bien, ¿Los operadores? –
- Ya están ubicados, para trabajar según la lista de posiciones de la cámara y encuadres. Todas las cámaras juntas cubren los ángulos necesarios para la escena.
- Perfecto. Podemos empezar ya, entonces. –
- Si. –

Se dirigió a nosotros y nos dijo que era hora de grabar. Le sonreímos, y le quité el cigarro a Rob, tenía que darle una última calada, él no reaccionó ni nada, seguía 'perdido'.

- Vamos, mi amor. – le susurré muy bajito pegando mi cuerpo sutilmente al suyo. Inhalé el aire que lo rodeaba, y llené mis pulmones de su aroma natural entremezclado con el tabaco. Adoraba eso. – Es hora de trabajar.

Él se tensó abriendo más los ojos. Me miró y enterró su rostro en mi cabello dándome un besito rápido en la nuca. – Te amo. – Todo fue tan rápido que seguro nadie se dio cuenta, bueno quizá Bill que andaba apuradísimo, pero no era secreto para él.

Sarah se nos acercó y le dio un chicle en barrita, y para colmo era mi favorito. Tuve muchas más ganas de besarlo en ese instante...

Resoplé de impaciencia. (Apunte mental: añadir cinco besos más a Rob).

- Las damas primero. – me alentó Bill dándome pase. – El encargado de Rio Films está presente, es el que lleva una chompa negra. – asentí y seguí caminando con él detrás, acercándome cada vez más al grupo de personas ubicadas al lado del yate. Rob venía luego, aún con cara de 'perdido-tipo robot', pero sin dejar en ningun momento de ser sexy... Acaso, ¿No dan ganas de arrinconarlo y besarlo?
A mí, sí.

Saludé cariñosamente a Wyck, Bannerman y Robin. Di unos pasos más y me sobre paré de golpe al ver a una chica muy parecida a mí, sólo nos diferenciaba el vestido y los tacos-yo usaba mis converses-. Le busqué de inmediato la mirada, y la saludé.

(ver video)

- Hey. Tú debes ser Roberta. – le estreché la mano a mi doble (...aún suena raro decirlo).
- Si. Un gusto conocerte, Kristen. – me contestó sonriente. – él es Rafael.
- Oh wow. Hola. – lo saludé y él me respondió. Tenía un parecido a mi novio, pero Rob estaba mejor... Mucho mejor.
- Genial. Los veo después. – asintieron.

Otros pasos más y saludé al representante de 'Rio Films' -Steve-, me abrazó y sentí una leve incomodidad, no lo conocía mucho para eso, sólo una ligera presentación la otra noche, pero bueno... Rob llegó a mi lado rapidísimo, y se saludaron sin mucho preámbulo, en los ensayos ya se habían conocido. Aproveché casualmente el momento en el cual nos señaló a los fans y periodistas de TvGlobo -que aguardaban desde la tarde al extremo del muelle-, para que suelte mi mano... era un poco raro. Miré donde nos indicó y wow...
¡No dejaba de sorprenderme la cantidad de gente! Luego miré a Rob… y... bueno, digamos que 'Rob-robot' miraba por todos lados… sin rumbo...


¿Les dije que se ve extremadamente hermoso masticando un chicle y totalmente perdido?
Si, lo es, y más cuando su cabello castaño sufre las arraigadas caricias de sus manos...
(A.M: aumentar más besos)

.
.
.

- Bueno señorita... – pronunció mi novio a mis espaldas segundos después que entré al bote. – Usted tomará el control esta vez. –
- ¿Qué haces Rob? – semi giré a verlo y lo encontré a punto de sentarse en MI sitio sin dejar de mirarme descaradamente el trasero. – ¡Anda muéstrame lo que aprendiste! – se rió derrochando picardía y sensualismo.
- Ok.

No habíamos perdido a Rob después de todo.



Bill se acercó, le dio algunas instrucciones más, y partimos -más bien, nos empujaron- a dar una corta vuelta por el muelle.

El barco se tambaleó muy poco encima del agua oscura, la escasez de movimiento de yates le daba esa tranquilidad y calma que no podriamos conseguir a otra hora, la brisa golpeaba mi rostro suavemente y el aire tenía el olor propio del mar. Era relajante.
Me gustó.

Bueno, me gustaba, hasta que Rob tuvo que regresar al puerto y cuadrar el bote, ahí empezó todo...

- ¿Cómo voy, 'mi Bella'? - me preguntó con una sonrisa ladina y mirándome fijamente con mucha 'hambre'.
- Mirada al frente, Rob. - lo mandé. No hice caso a su voz sensual, sino me fulguraba al instante.
- No quiero. - dijo caprichoso.

¿Me está bromeando? ¿Justo a esta hora, que estamos a punto de chocar en los palos de madera se le antoja bromear?
Ok, lo admito, exagero un poquito, no nos íbamos a chocar contra la columna de madera, pero era mi primera vez en un bote… (Mmm… eso sonó raro), en realidad, ya me había subido en uno que otro yate, y con Taylor en Australia también, pero nunca había estado al mando de un bote así. No me quedó otra que convertir mi ansiedad en desesperación...



- Dime. – volvió a decir. No le hice caso.
- A la derecha Rob.
- …
- ¡Mueve el timón! ¡Robert muévelo para la derecha! - grité bajito.
- No, ¡Así está bien!
- ¡Oh mierda! ¡Muévelo Robert! - mis manos las movía instintivamente en círculos rápidos y pequeños, tratando, de alguna forma en vano, de mover el maldito timón.

- ¿Sabes lo excitante que es todo esto? -


- ¡Oh Dios! – repliqué. Faltaba poco para topar las tablas de madera y Rob andaba contento!
- Ufff… ¡Tanga!
- ¡Vas a chocar el muelle!
- ¡Nop!
- ¡Mierda!

Él seguía en broma.



- Rob… déjame llegar a tierra y verás… ahora ¡A la derecha! – me hizo caso por fin y giró un poco el timón. Lentamente volteamos y llegamos al muelle a salvo. Tampoco era que nos íbamos a chocar tipo Titanic, pero si me asusté un poquito… no, no me asusté, me desesperé un poquito. Rob había despertado de su letargo mental, y estaba eufórico, la pequeña dosis de adrenalina del momento, lo había puesto lúcido y pervertido.



- ¿O no te parece? – me preguntó claramente divertido.
- … – quería decirle que no, pero era mentirle. Creo que fue mi culpa decirle lo del bikini. – Quizá tengas raz…

Nos interrumpieron. Miré al frente, al par de anteojos que nos examinaba.

- Disculpen. – hizo una breve pausa. – Rob, no estuvo mal para ser la primera vez con Kristen, pero sería mejor que gires el timón unos metros antes. – le dijo Bill, y el director de fotografía lo alentó. – Grabaremos de nuevo, quizá al final, en edición ponemos la cara de Kristen guiándote. Sería... – cruzó los dedos de su mano y cambió el timbre de su voz. – sería... como decirte... mmm... interesante...
- ¿Cómo? ¿Tan mal estuve? –
- No te preocupes. Sólo déjalo fluir.– se rieron al ver las ondas que Bill formó con sus manos. – Ahora sí grabamos.
- Ok. – se alejaron algunos, y nos dejaron un ratito solos, hasta la próxima toma. (ver video)



- Robert… – lo llamé. – ¿Qué hacías en Baton Rouge mientras yo estaba en LA? Porque ensayar no era. – dije con voz firme.

- ¡Demonios! No es mi culpa. Hasta hace rato, me salía perfecto con Roberta. – pasó sus manos por su cabello. –

- Aya, ¿Ahora es Roberta? - me paré de mi asiento y puse mis manos en la cintura. - ¿Quieres hacerlo con ella? – le pregunté aparentando estar celosa –

- No me cambies el tema, sabes que estoy dislocado desde que te vi con ese vestido que te aprieta todo, y me dejaste peor que trastornado de solo imaginarte con una tanga bajo él! -

- Ok. Rob. Respira. – tomó una buena bocanada de aire, y se tranquilizó. Lo dijo todo tan rápido, que por poco y se me asfixia. Si, si, exagero de nuevo... Pero me encanta verlo así... Aunque no lo crean... se ve sexy.

Mordí mis labios analizándolo al tanto que él desordenada su cabello aún alterado, pero sin dejar de mirarme tentadoramente, luego pasó sus manos por su cuello, arrugó la solapa de su camisa y entre abrió los labios... Nos queríamos besar, arrancar la ropa y enredarnos una vez más hasta ser uno solo... Pero, no era el momento, menos mal que las cámaras y micrófonos estaban apagados cuando mi novio habló de paporreta, porque sino... No quiero ni pensarlo...

- Está bien... – exhaló un profundo suspiro de nuevo.
-Ya ahora sí, Hon... – lo calmé.– 'Come on', ésta vez lo harás genial. - le di ánimos y me miró detenidamente. –
- Pero... ¿Te veré en tanga más tarde?
- Oh Dios... – reí. – Si mi amor, sí. – le prometí con un tono de voz sutil. – Usaré la de encaje.

Esbozó una sonrisa de oreja a oreja, haciendo que unas pequeñas líneas marquen sus ojos, se puso feliz, y yo, nunca podía negarle nada... A él, nunca.

- Ok. Es promesa. Ven aquí. – levantó la palma de su mano, y dimos un suave choque, las apretamos entre ellas y sentí electricidad recorrer mis nervios, un rápido apretón de manos que sellaba nuestro pacto, se había convertido en una llama que empezaba a flamear en mi interior... Y tambien, amo esto, el cómo mi cuerpo reacciona cada segundo al estar cerca suyo...

Era increible...

Además, todo este asunto tenía que remediarlo. Mi pobre Rob anda mal, y tengo que 'curarlo'... Y que mejor lugar que Paraty. Ahí será más calmado y más intimo; Perfecto para el plan que se me acaba de formar en la mente... Sé que le va a gustar.


- ¡Chócale! – chocamos nuevamente las manos. Le di una cálida sonrisa y contuve las ganas de acariciar su rebelde cabello.
- Chicos, ¿listos? – giramos y vimos al escenarista arreglando los paneles. No me di cuenta en que momento había llegado. – Ahora, ¿una vez más?

Asentimos, sonrientes de nuestro pacto clandestino, un pacto en el que sólo los dos fuimos, somos y seremos protagonistas, y no tendría que enterarse nadie...

Sí. 'Cómplices ante todo'.

.
.
.

Efectivamente, y más tranquilo mi Rob, logramos grabar las escenas del bote rápido, sin tanto revuelo. Me gustó verlo actuar como Edward, con su maletita marrón algo anticuada, y su camisa dentro del pantalón, solo le faltaba el tirante beige chapado a la antigua y quedaba mismo Jacob Jankowski...


Me rei de mis locuras mentales, pero era inevitable.

Luego de filmar, caminamos de regreso por el mismo muelle, con las justas escuché algunos grititos de las chicas que esperaban al otro extremo y se sintió bien, muy bien, y a la vez, me inundó una gran responsabilidad para que este proyecto salga excelente, tal y como lo esperan las fans. Es por ellas que uno se inspira y hace bien las cosas. Sin su apoyo, no estaríamos donde estamos.


En el trayecto, Rob encendió un cigarrillo mentolado por el frío, y me lo pasó; seguía con la ganas intensas de abrazarlo y besarlo -ese pequeño roce de labios al momento de grabar, no era suficiente-, pero sí era riesgoso; sólo me limité a verlo echar el humo por un lado de su boca y admirar su porte varonil.

¿Cuántas horas faltan para terminar todo esto?... Ando ansiosa.

Ni bien llegamos al inicio del muelle, no nos dejaron hacer nada, nos subieron en una camioneta –negra blindada y polarizada, y en caravana nos sacaron del puerto. Todo lo tenían arreglado y en un abrir y cerrar de ojos, ya estábamos atravezando la zona antigua de Río.



El barrio de Lapa –según lo que me informé en los folletos que nos dieron– fue un barrio de Río muy conocido en la época antigua, sobre todo por su intensa vida nocturna.

Por ello no me parecía extraño, ver tanto restaurante, y boulevard a cada cuadra. Según el director, en este barrio bailan mucha samba en las calles, como fiestas diarias al aire libre, así que, uno de los motivos por escoger este barrio, no fue solo su arquitectura neo clásica, sino también, las ferias de las danzas, y las alborotadas noches de diversión.



Nada mal para pasar con Rob un inicio de año nuevo... Aunque con la tradición de 'Wight', podría ser mejor en otra fecha. Ya hablaré con él.


- Miren… ese es el "Emporio"(*), dicen que cocinan muy bien, si nos da el tiempo, antes de partir a Estados Unidos, venimos a cenar con Stephenie. – nos señaló Wyck un edificio blanco, con ventanas de fierro forjado de aspecto antiguo.
- Si buena idea, no hemos salido mucho por Rio, y sería interesante conocerlo un poco más.
- Excelente. Todos tienen música en vivo. – añadió. – Les va a gustar. –



Cinco minutos más y llegamos al Set en el barrio de Lapa(*), para ser exactos, y según lo que leí al bajar del vehículo negro, era la calle 'Rua do Lavradio'. Miré rápidamente alrededor, y lo que debían de ser bares, y restaurantes, eran ahora casas abandonadas, y frías, nada que ver con las calles anteriores, donde los locales estaban repletos, con música estridente y con demasiada gente afuera fumando y tomando en las mesas.



- Me dijeron que habían cerrado toda la manzana desde ayer, Kristen. No querían ruidos extraños, ya sabes… – mi Rob se encogió de hombros. Él también estaba sorprendido; por lo menos había el doble de seguridad que en el puerto y el hotel juntos.
- Ajam… si pero… – con mi dedo pasé el talco corrido de su rostro, como lo he hecho desde siempre. – Olvídalo. – detrás nuestro arribó otra camioneta, de la cual bajó el director, el director de fotografía y el productor ejecutivo.

- Bienvenidos a Lapa, chicos. ¿Un barrio muy agradable, cierto? – movimos la cabeza afirmativamente. Yo seguía inspeccionando el lugar, reconociendo las cámaras que estaban instalando junto a las otras de grúa, vislumbrando rostros nuevos, y contando el número de personas de seguridad que estaban bien cuadradas junto a las rejas.

- No se preocupen por nada. Hemos alquilado, por asi decirlo, todas las puertas, ventanas y azoteas de los moradores de estas casonas – señaló las dos pilas de viviendas que teniamos a los costados. – Ellos han asegurado no molestarlos, ni filmarlos ni fotografiarlos. Es más, han dejado vacias sus casas, por motivos de grabación.

- Habrá sido tedioso.
- No, son gajes del oficio, además, muchos de sus hijos y sobrinos son extras... Por cierto, ellos tienen un contrato firmado, asi que tampoco pueden 'entusiasmarse' ni decir nada. – explicó.
- No era necesario tanto, Wyck. – dije apenada.
- Yo creo que sí. En fin… ¿Nos ponemos manos a la obra?
- Si claro.
- Rob, Kristen… Siéntanse tranquilos, y cómodos. – Bill nos regaló una mirada reconfortante. – Aquí... ¡Nada de inhibiciones! – exclamó subiendo de tono su voz, y haciéndome pegar un salto.

Reimos. Estar en un set cerrado al aire libre me infundía tranquilidad para ser yo misma e ir probándome entre tanto, si soy capaz de tirar todo por la borda e ir aceptando de a pocos mi relación sentimental.

- Amor del bueno niños... ¡Son recien casados! ¡En tierras nuevas y exóticas! – nos guiñó el ojo. – ¡Imagínense eso!

Como no imaginarlo, si practicamente lo somos, aunque no nos una el vínculo legal, pero el espiritual y corporal estaba más que asegurado.

- No hay problema por mi parte. – aseguró Rob y yo lo secundé un poco nerviosa.

Ya lo habíamos hablado mucho desde que Bill nos dijo su 'plan' en octubre. Mostrar nuestro amor en pantalla y fuera de ella... No sería un reto, siempre, las grabaciones terminabamos haciéndolas como propias, pero sí resultaría un poco perturbador mostrarlo sin secretos... Y más cuando hagamos 'esas escenas'

- ¡Listo! Vayan a maquillaje, y tu Rob, otra camisa urgente. –
- Vale. – sonrió avergonzado y yo no hice mas que jalarlo del brazo y llevarmelo al trailer, para que se cambie de ropa, me maquillen y arreglen, y darle unos cuantos merecidos besos, claro.

.
.

Cuando salimos del trailer, toda la calle ya estaba llena de personas, que conversaban y se movían entre ellas. Segun las indicaciones, empezaríamos con las escenas del baile de samba –bueno, no el baile, sino la reacción que teníamos al ver a la gente bailar–, debo mencionar que vi un par de veces el DVD, pero ni aún así me salían los pasos, o será que no quiero que me salgan... En fin, para que Rob no insista ayer, le dije que me gustaba más bailar para él... Después de eso, no logramos salir del cuarto en todo el día. Sonreí al recordarlo tan apasionado.

- ¡A bailar! – gritaron.

Nos abrimos paso entre la multitud, pretendiendo disfrutar de una noche en Río previa a la noche de bodas. Vi pasar botellas de cerveza vacías, copas, y tragos de colores, como una noche cualquiera en Lapa. Todo había sido planeado meticulosamente, que parecía que estábamos dentro de una fiesta normal, típica y real. Y eso se notaba en nuestro rostro, estábamos sorprendidos y animados, sin creer lo que veíamos, pues, como dijo Bill, su efecto sorpresa era que vivamos esta experiencia como debe ser: sin ensayos ni preliminares.

Iba marchando todo muy bien…
Hasta que… cambiamos de escena, y el sonido de la música se tornó cada vez más fuerte.

La melodía era contagiosa, pero no entendía nada... Las chicas -casi desnudas, ok, ok, exagero- bailaban animadamente de una manera casi eléctrica, sus senos retumbaban al compás de la canción, y yo estaba sufriendo por verlas menear sus caderas frente a los ojos de mi novio, y por soportar estos malditos tacones.
Repetimos el mismo trayecto unas cinco veces más y ya mis pies me dolían. Bill nos indicaba cómo movernos, cómo caminar, y cómo reaccionar ante cada detalle. Pero seguía sin salirnos bien.



Mierda.

No tenía previsto terminar rápido las tomas, no soy perfecta, pero tampoco pensé que se volvería dificultoso...

Tres veces más…

Estaba sin asimilar la gran mancha de gente que tenía alrededor, me sentía incómoda, desesperada y angustiada. El baile no me salía bien, las chicas y sus cuerpos sensuales me cacheteaban en la cara, y para colmo, los tacos me reventaban los dedos de los pies.
Me encontraba celosa. Como una simple mortal, como una chica cualquiera, como Bella.

Mierda.

Le agarré la camisa con fuerza, delimitando mi terreno, protegiendo a mi hombre, y haciéndole entender que estaba más que nerviosa, y él, estaba que no cabía de felicidad... Le encantaba verme celosa, y yo, maldita sea, se lo estaba demostrando. Sólo porque las cámaras estaban grabando nuestros movimientos, no pude voltear y encararlo.

- Celosa. – masculló en mi nuca. Sonreí derrotada para mí, no podría negarlo. Rob me conocía tan bien, así como yo a él.

Acercándonos a la marca puesta por el director, me recordé que era hora de un pequeño beso. Tenía que salirme conforme, nunca doy un trabajo a medias, siempre pongo todo mi esfuerzo en él. Pero no me sentía bien…

En ese instante, me sentía tan Bella en todos los sentidos... Teniamos a un hombre maravilloso, pero no éramos suficiente, no teníamos un cuerpo exhuberante, ni grandes senos, ni cabello rubio, ni nada... Me sentía delgada al lado de ellas y...



Rob se sobreparó -adelantandose al sitio donde debíamos detenernos-, e hizo que me gire hacia él y me pegue a su cuerpo.

- Bella... Mi vida... – puso un mechón de mi cabello chocolate detrás de mi oído y me olvidé del resto.Te amo sólo a ti, no estés nerviosa, ni celosa. – alcé una ceja. Su acento inglés había desaparecido. – Eres la única mujer que amo y amaré por siempre, me casé contigo y seremos uno solo hasta la eternidad. – dijo y casi me derrito.

Las palabras de Robert eran profundas y sinceras, no estabamos en los personajes, no, era él mismo, en esencia, usando mi rato de inseguridad y desconfianza para las cámaras y para calmarme.

- También te amo. Pero...
- Shhh... Calla... – me miró a los ojos y acarició mi mejilla con la palma de su mano tersa y suave. – Amor, tú eres la luz de mis ojos, no puedo ver a nadie más que no seas tú. – me acunó entre sus manos, y su mirada me hizo sentir segura, fuerte, muy dificil de describir.


Mi cuerpo y mi vida entera te pertenecen, si tuviera corazón, estoy seguro que no podría reaccionar ni latir tan fuerte por otra que no seas tú.

Atiné a sonreirle a mi 'Edward', en un segundo, perdí contacto con la realidad, sus labios se movían sobre los míos de manera dulce y deliciosa, acaricié su cabello y traté de pegarme más a su cuerpo haciéndolo gemir suavemente en mis labios.

Quería concentrarme en que éste beso, era para las cámaras, pero no podía, mi corazón latía desbocadamente desde que Rob me habló de aquella manera, quería más, mucho más de él y sus labios rojos sexys.



Sus manos traviesas se dirigieron a mi cadera, a la zona que el tanto ama, y la acarició por encima del vestido lentamente mientras el ritmo en sus labios era cada vez más intenso...

Parecía un sueño.

Un sueño que debía terminar…

- Listo... y... ¡Corten! - gritó una voz haciendonos volver a la realidad.

Fue un sueño que terminó.


Nos separamos unos milímetros, con el sabor de nuestros labios aún en el otro.

- Wow, eso fue increíble...
- ¡Genial! ¡Estupendo! Fue mucho mejor de lo que pensé. – agregó Bill.
Se acercaron hacia nosotros, y me concentré en el hecho que no estábamos solos.


"Kristen... Controla tus impulsos"
Suspiré. (Apunte Mental: hacerle baile sensual a Rob en el hotel)


- (...) Fue un poco antes de la señal de cámara, pero algo tendremos que hacer con este momento... El
beso... ¡éste beso va!
- Si, si, Bill, debemos discutirlo en cuanto esté en crudo. – añadió el adjunto.

- Hiciste una buena improvisación, Robert. Fue muy 'Cullen' –asentimos. – Sólo que... no tienes corazón. – se rascó la cabeza confundido.

- No, no, Steve, lo dijo bien… dijo "Si yo tuviera corazón…"

- Un acercamiento más, uno menos... Podemos cortar y unir escenas... ¡Ya veremos! No es problema. – exclamó el director optimista. Sonreí un poco avergonzada, pero tenian toda la razón, ellos querían obtener las mejores escenas para la película, y momentos tan auténticos como éste, muchas veces son pocos, o difíciles de conseguir por estar rodeada de gente siempre...




- Volvamos a repetir la escena. Quiero que se muevan más... Ya saben, imiten la danza que ven, no perfecto, pero traten. – nos sugirió Wyck. – Serán para las tomas de lejos.
- Listo.
- Eso trato de hacer. – se fueron retirando de a pocos dejándonos solos, al menos unos segundos.

Bill nos guiñó un ojo y se acomodó los lentes.

– De esto hablaba, chicos. De esto hablaba. – sonrió y se fue rapidísimo a hablar con los camarógrafos.
- Rob... – clamé su nombre. Nacieron en mí unas ganas inmensas de abrazarlo y acurrucarme en su pecho, sentirme protegida y amada. –
- Oh... Nada de celos, Sra. Pattz. –

Rob sonreía como un niño pequeño que acaba de recibir su mejor regalo de navidad. Se me acercó y trató de cogerme de la barbilla, pero no lo dejé... Esta soltura iría poco a poco.



- Yo no estaba celosa. – le hice una mueca de desaprobación.
- ¿Así? No te creo... Tu cuerpo decía otra cosa. – cerro su boca en una línea y alzo sus cejas intimidante.

Lo miré de soslayo y caí vencida en él.
Le sonreí incrédula del amor y de las cosas que era capaz de hacer por él.


- Ok. – apreté mis manos para evitar que vayan al cuello de su camisa y lo jalen a mis labios. – Lo que dijiste ahí, no estaba en el libreto...
- Hice algunos cambios. – torció sus labios. – ¿Sabes? Desde hace rato he estado con ganas de tocarte ahí. – me señaló el trasero con una fusión única de inocencia y descaro.

¡Este chico y sus manías! Aún no me reponía del beso, y él ya estaba con un rostro provocativo.


- Y... Ehhh... ¿Sabes qué? Confirmé algo interesante que te costará caro. – se le iluminó el rostro.
Le lancé una mirada furtiva, secreta, animándolo a terminar su pregunta o afirmación a pesar del precio tan alto que sabía que me impondría.

Su sonrisa pícara y radiante lo delataba.

- Llevas puesto una tanga. – concluyó con un dejo de impaciencia y excitación, y no supe que responderle. –

.
.

.:: ~_~ ::.

Continuará...




IMPORTANTE: DATOS

(*) El representante de RioFilm y de La Marina, estuvieron en las grabaciones.
(*) Todo lo que dijo Kristen sobre la marina es real.
(*) Los dobles de Kris y Rob, se llaman Rafael y Roberta, y son amigos desde antes. Además de ser modelos.

(*) La informacion del Barrio de Lapa es verdadera, asi como los restaurantes, tambien existen, y lo mejor es que esos restaurantes quedan en la misma calle en la que grabaron.
(*) El director confirmó que "alquilaron" las casas de la cuadra, y cerraron toda una manzana. y Sólo podían pasar a sus viviendas, con una "prueba de residencia".







NOTAS:
Gracias por seguir apoyando este Fic.  ^_^


Ahora, sé que en el libro, no existe esta parte de LAPA. y desconozco lo que podría ser el guión, pero según videos, datos y fotos, he ido armando este cap. para darnos una idea de lo que ha podido pasar. ^_^ El proximo cap, continuan las grabaciones en LAPA, y luego PARATY. y seran POV-ROB. *-*


Muchos besos a todas, y mil gracias por sus comentarios, y alertas, en cuanto pueda les respondo! =) y no dejen de comentar, para saber que desean, que les gusta...sino, como se? ¬.¬ jeje
Cuidense! ¡Ah! pasense por mi OS "Costruyendo Fantasías" es Ed x Bella! =)
Besos, Lu.


Material Extra y VIDEO:



MAS FOTOS:


 

 
Reacciones:

14 comentarios:

  1. hola luci :D
    me encanta tus fanfic
    espero que acualizes pronto :$

    good luck!

    saludos

    ResponderEliminar
  2. hola LU espero k hayas difrutado mucho de tu viaje :) este capi me encanta sobretodo las reaccion de rob sobre el bikini jajajaj k belllo
    nos vemos en la proxima besos
    by:yesica

    ResponderEliminar
  3. Sully Yamileth Martinez8 de abril de 2011, 21:48

    Mi queridissima Lucy ya sabe de ante mano que me encantan tus fics y este cap no sera la excepcion mala Kris a ti como que se te pega tambien y por cierto explicame eso de que construyendo fantasias es un one shot no se supone que lo iba hacer un fics long aclarame bien eso lucy

    ResponderEliminar
  4. jajaja stuvo increble ya me imagino la cara de robot de rob!!!! jaja muy buen capitulo!!! aunq todos tus fics son increibles!!!! gracias por scribirlos tienes un talento neonato!!!!

    P.D graxias por enviarme el video simplemente me he quedado sin aliento!!!! me costo muxo recuperarm de eso, creo q al final tenia la misma kra de robot de rob jaja!!!
    atte Diana zepburnt!!!

    ResponderEliminar
  5. Idola!!! me encanto como siempre *--* solo que muy corto mmm... jajajaja. Ya espero el siguiente! cuidate mucho

    ResponderEliminar
  6. hola Lu! siii aqui otra vez iop!
    me gusta cada vez mas esta historia..esque soy pura robsten creo..
    ese rob cuando no con su imaginacion volandoo ashhh! jiji
    cuidate mucho lu!
    nos leemos luego

    ResponderEliminar
  7. Hola Chicas! que gusto leerlas por aqui! y feliz que les haya gustado el cap! es uno de mis favoritos! awwwww *----*! tan bellos Robsten....me traumo sola.. xD! xD!
    Les agradezco sus comentarios! y sus palabras... ya me dan roche x.x!

    Mil Besos!!!! Lqm. =)

    ResponderEliminar
  8. Me encantoooooooooooooo en serioo estuvo demasiado bueno el cap! me gusto como lo recreaste gracias a las fotos!! tambien me rei mucho cuando era esa parte de los celos y rob muriendose por lo que habia dicho kris jajajja
    Bye Besos!!*

    ResponderEliminar
  9. wao que bello, no creo enamorarme mas de robert, ojala todo lo que escribes sea haga realidad ♥ todavia estoy suspirando

    ResponderEliminar
  10. actualiza pronto porfa esta super bueno

    ResponderEliminar
  11. actualizaaa !!me mueroo de ganas por leer el siguientee ! son excelentes ! me gusta que afirmes la informacion !

    ResponderEliminar
  12. Lucyyy !!! porfavoooor
    actualizaaaa!!! porfavooooor ya quiero leer el otrooo :( dalee me he leido todos los fics y me fascinan ! *-* puedes subir pronto otro plis plis !!

    ResponderEliminar
  13. Wow esta hermosa. sigue escribiendola porfa , desde que leí un one shot, me enamore de las historias, escribes super bien, me considero fan de tu blog :)

    atte: YUNII

    ResponderEliminar