¡Gracias por su apoyo!

miércoles, 27 de octubre de 2010

Capitulo 2:

"Falling in love"

KPOV

Ese mismo día segui grabando escenas cortas y un tanto conflictivas para el desarrollo de la pelicula.

Pero mañana y pasado mañana si sería un día largo, eran cruciales...
No sé qué tanta era la casualidad del destino que Rob llegara justo un día antes de las escenas "semi hot" con Garrett. Creo que Tom lo tenía más informado de lo que pensaba.

Pero de eso me preocuparía mañana, ahora estábamos sentados en el Restaurante "Chasse et Peche" (Caza y pesca) tratando de pasar un rato entre amigos, mi humor había mejorado tanto desde que sentí a Rob a mi lado. Así que decidimos salir a comer con Tom, Sam y su esposa. Ni siquiera mencione a Garrett para invitarlo, ya era suficiente para Rob que lo vea tocándome y besándome en el set...

Y aunque sus ojos salían de orbita y suspiraba cada vez más fuerte, casi rugiendo, producto de los celos, amaba sus hábitos de celopata...

Diablos. Creo que me estoy volviendo masoquista. El me estaba embriagando con su comportamiento sobreprotector. Y yo iba cediendo sin control.

La risa de mi novio se detuvo, y me desconecto de mi burbuja, en muchos casos, y por más cantidad de gente que haya, esto no me afectaba en absoluto. Pero vi el reflejo del temor en sus ojos esmeralda, y salí de mi ensoñación.

- Kris. - me llamo mi publicista. - un periodista se ha dado cuenta que estas acá con Rob. Lo han visto con su celular, al parecer escribiendo.

- Damn it! Lo debe estar publicando por todo el mundo. - me pase la mano por mi cabello, completamente enojada me mordí el labio, ¿es que nunca me dejaran tranquila? Tendría que prepararme para soportar lo que se viene. - ¿estás segura? Pensé que en este sitio alejado había más privacidad.

- Si. Le pregunto al mozo quienes estaban ocupando los sitios del fondo. Se dio cuenta por los bodyguards en la entrada. El conoce su trabajo, era fácil de averiguar.

Fruncí mas el seno, Rob que estaba a mi lado también lo note pensativo, pero me acaricio mi frente como queriendo borrar esas líneas pronunciadas en mi. Dios, hasta en momentos así, no dejaba de ser tierno y perfecto.

Quería abrazarlo...
Pero...

- Era obvio y casi imposible que no se den cuenta que Rob vendría a Canadá. - agrego Sam Riley. El sabía un poco la relación que mantenía con Rob. - Y mas por las fotos tuyas con Garrett y Tom.

Aunch. El estúpido de Sam tuvo que mencionarlo. ¿Motivo de qué? No se... Pero ya le habría explicado que no lo haga, así como tampoco dijera que cuando me refería a Rob decía que era mi "esposo".

Y no porque era mentira, sino que Rob podría perder los estribos y dejarse llevar por la noticia, pronunciar esas palabras y escucharlas era su hobby personal. Y si le agrego una figura familiar con dos niños pequeños en ella... Los fuegos artificiales del 4 de julio se quedaban cortos a la alegría y deseo que Rob transmitia.

Definitivamente lo amaba más por eso. Pero no era momento para bebes... Aunque imaginarme a un niño de ojos verdes, cabello castaño igualito a su padre en mis brazos, me hacía sentir añoranza, y una gran necesidad y urgencia de hacerle realidad su sueño cuanto antes... El primero se llamaría Thomas Jaymes... Y si era niña...

La realidad me golpeo de nuevo.

- Malditos Paparazzis. No tardaran en anoticiarse y vendrán. - dijo Rob revolviéndose el cabello, con esa manera suya tan sexy a mis ojos. Si no estaría en pleno aprieto en ese momento, me lanzaba encima del. . -
"Ya Kris! Tranquilízate..."

Suspire. En verdad Rob había cambiado mi mundo, mi vida, mis hábitos y me tenia loca de tanto amor y deseo.

- Creo que mejor nos vamos.

- No. - Rob me miro desorbitado. - no quiero dejar de comer por un periodista. - trate de sonar tranquila, pero pensé que en cuanto lleguemos al Hotel le diría a Rob la verdad.

- ¿Hablas en serio? - me dijo sin salir de su asombro. Entendía su preocupación hacia mí.
He visto su rostro varias veces frente a circunstancias similares, y siempre, pero siempre ponía primero mi bienestar -

- Si. Más segura no podría estar. - le dirigí una mirada de confianza y serenidad. El entendió al instante y se tranquilizo, agarro mi mano fuertemente por debajo de la mesa, emitiéndome seguridad...

Era increíble la sincronizada capacidad que teníamos para decirnos todo con nuestras miradas y simples roces...

Sin dejar de mencionar que al contacto de pieles, un hormigueo delicioso se extendía por nuestros cuerpos.
Dios. ¡Como lo amo!

. - Además ya nos falta poco. - concluí pausadamente, sin dejar de morderme el labio, arrugando la nariz. Ese gesto era mi marca personal.

- No hagas eso. - me susurro al oído. - sabes que no me puedo controlar cuando te muerdes el labio así. - lo dijo seductoramente. Sentir su cálido aliento cerca a mi cuello, me hizo recapitular la opción de irnos de una buena vez.

Yo sonreí y lo mire. No me equivoque, sus ojos se habían oscurecido destilando amor y pasión. Hace poco, en el show de Jimmy Kimmel, me hizo perder la concentración cuando seductoramente se acerco a mi oído, diciéndome lo mismo. Yo no podía evitarlo, y mejor para mí.

Era más que seguro, este hombre provocaba en mi un sin fin de sensaciones, desde las más castas hasta las más lujuriosas.

Y eso era mi debilidad... No cabe duda...

Todos trataron de disimular sus caras de sorpresa, y agradecí que ninguno escuche lo que dijo Rob.

Los que me conocían sabían que no me gustaba la atención mediática por mis reuniones personales, pero ya estaba harta. Si tenía que afrontar las consecuencias, lo haría, y sé que el también estaba más que dispuesto.
..
….


….


Caminamos por el lobby del hotel tranquilamente, todavía no habían paparazzis escondidos tratando de tomar fotos, me sorprendió que el periodista que vimos en el restaurante nos vea salir sin decir nada ni inquietarse, quizá lo había juzgado mal... Quién sabe, pero mañana, habría de estar de cuidado.

Robert y yo nos quedamos en la recepción, necesitaba pedir un duplicado de la llave, alegando que la había olvidado, pero la verdad, era para dársela a Rob. Quizá hasta nos pasábamos a una habitación más grande, pero quedaban pocos días para regresar a L.A. y pasar otra semana juntos hasta que viaje a Argentina con el elenco.

Así que me bastaba que el pase el día y noche conmigo.
Tom se disculpo diciendo que estaba cansado, no pude agradecer mejor gesto que ese, ya que lo tenía todo el día enfrente mío y quiso darnos privacidad, pero por otra parte sabia que el evitaba mi confrontación por haberme mentido.
Pero bueno, en este momento, solo ansiaba la compañía de mi novio.

Al diablo el resto.

Cuando llegamos al cuarto me sentí derrotada, y cansada. Rob me abrazo... Mi cabeza encajaba perfectamente en su pecho, su camisa olía exquisitamente, y su calor corporal era seductor. ¡Cómo habia extrañado su aroma! Sus brazos eran mi mejor refugio, sin duda.

- Necesitas descansar Kris. Vamos a recostarte. - me dijo dulcemente.
- No es necesario.
- Mañana será largo, desde los periodistas acosándonos hasta... tus escenas. - recalco las últimas palabras soltando un suspiro delator.

Si, Rob no iba a dejar pasar esos momentos "Hot" con Garrett. Ya le había dicho que no vaya, pero el insistía en acompañarme cada minuto en el Set. No se lo podía negar... Simplemente no le podía negar nada ya, porque lo amaba.

- Hey Rob. - le dije sin dejar de abrazarlo, podía quedarme así por el resto de mi vida, y yo sería feliz. - No te preocupes por mí. Y si mañana nos ven juntos, que nos vean. No me interesa ya. Es mucho tiempo ocultándonos de ellos, escondiéndonos como si hiciéramos algo malo, tratando de esquivar cada flash... Ya me canse. - se lo dije de un porrazo haciendo una mueca, aquella que era mi marca registrada.

- ¿estás segura? ¿La señorita Stewart quiere volverse rebelde? - lo dijo riéndose, si fuera por él, ya hace rato hubiera anunciado nuestro compromiso. Pero por mí, se reprimía, y yo adoraba como interponía su felicidad frente a la mía.

- Si.

Ahora me separe de él y lo mire a los ojos, movía mi cabeza afirmando e involuntariamente mordí mis labios...

- te dije que no hagas eso. Me quieres volver loco, no Stew? - lo dijo dándome un sutil beso en el cuello. Con su mano derecha me cogió la barbilla acariciándola y con la otra apretó mi cintura, jalándola hacia el
El me estaba volviendo loca.

- ¿acaso no lo estas ya Pattz? - lo rete, disimulando el efecto de su aliento en mi piel.

- si tienes razón. - volvió a besar mi cuello recorriéndolo hasta llegar al lóbulo de mi oreja. Lo mordisqueo. - Estoy completamente loco por ti. - concluyo con voz sensual.
Yo estaba flaqueando, la comisura de mis labios ya reclamaban sus labios.

La intensidad con la que me beso en ese momento produjo nuevamente un hormigueo que recorrió cada parte de mi cuerpo.
Solo nos separamos para tomar aire.

- Rob... - le dije con voz entrecortada y agitada. El me estaba haciendo sufrir con su manera de besar, tan apasionada que debería ser ilegal. Definitivamente el sabia como ponerme al borde de la locura.

Una sonrisa de triunfo se asomo por la comisura de sus labios.
Me conocía tan bien... El me tenía como quería. Yo no me oponía a nada, me dejaba llevar por él en todo sentido.

Deslizo una mano por debajo de mi polo, recorrió mi espalda hasta la parte delantera de mi estomago; me tense a esa contacto...
El me seguía haciendo sufrir...

Me levanto el polo suavemente, lo mismo hice con él y al simple roce de nuestros torsos desnudos soltamos un gemido que se apagaba en nuestros labios.

Caminamos envueltos en brazos hacia la cama, besándonos con mayor ternura y a la vez fiereza. No había visto a Rob desde que tome ese avión para Canadá... ¡Hace 4 semanas! 4 malditas semanas separada de el...

Me senté en la cama, y admire su pecho bien trabajado, había extrañado tanto tocarlo, sentirlo... Había extrañado su aliento a cigarrillo y menta, añoraba su loción varonil...
Lo dije una vez y lo confirmo: Rob me tenía completamente loca de amor y deseo.
Me deje caer en sus brazos, embriagada ya por sus habilidades... Rob me había extrañado demasiado también... No me bastaban palabras, lo podía observar en su mirada y su forma de tocarme, con pasión y amor descontrolada.

Si. Él era el único que me conocía tal como era, había sido mi primera vez y seria por siempre la última.
...
...
..
.
.
..
.

Abrí mis ojos y solo la luz de la lámpara del escritorio estaba prendida, iluminando el lado vacio de mi cama. El corazón me dio un salto propio del miedo... Sabía que Rob estaba ahí... pero no tenerlo a mi costado... me produjo escalofríos.

Sin duda algo raro hay en mí. Frunció el ceno en desaprobación propia.

- ¿Te desperté?

- No. Tú no, fue la canción que estas tocando. - me incorpore desnuda sobre la cama y me envolví con las sabanas. Me sentía cansada, había sido una noche estupenda con el... Lo mire y él se encontraba de lo más relajado y feliz.

- ah... Esa. - agacho la cabeza y se sonrió. - si te molesta, ya no la toco más.

- no me molesta tonto. Sólo que no la escucho desde un tiempo. - le explique. Busque la primera cosa que encontré y me lo puse. Por casualidad era el polo de Rob, amaba ponerme su ropa... Así tenia presente su aroma en cada segundo.

- cántala. Es mi canción. Fue tu primera canción que hiciste para mí... Quiero oírla.

- todas mis canciones son tuyas. Tú eres mi inspiración. - finalizo con una mirada que me mataba, difícil de explicar: entre sensual, tímida, y calmada.

Dios. ¿Qué efectos tenia este hombre en mi, que me hacia desfallecer?
Lo abrace por detrás, lo bese en el cuello, probé nuevamente sus labios enloquecedoramente suaves y dejé que fluya la música mezclándose en el aire con su voz única.

..
..
.
If you're sitting comfortably, then let me begin.
I want to tell you a tale about the mess that I'm in.
And it all starts with a girl.
And she's breaking up my world.
´.
She's got these big green eyes,
And they're as wide as the moon.
They can take you to bed
without you leavin' the room.
.
I would kill just to be her man,
but she's too cool to give a damn.
.
I'm falling in love for the last time
I'm falling in love forever and ever.
Falling in love with a girl that is mine
I'm falling in love for the last time.
.
So now I'm feeling sick, and she's still having fun
I guess she thinks that I'm thick, or maybe a little dumb
And she knows just what to say, just to brighten up my day.
.
I'm falling in love for the last time
I'm falling in love forever and ever.
Falling in love with a girl that is mine
I'm falling in love for the last time
...

Terminó de tocar... y cantar... Cuando Rob tocaba guitarra, era estar en otro mundo, sus melodías parecían fluir desde lo más profundo de su ser. Y eso me alocaba.

No había día en que no me tocaba la guitarra, y el piano, según fuera el caso. Mayormente la guitarra era en giras, y en plenas grabaciones de la película. Y el piano, cuando estábamos solos, tranquilos, y despreocupados en Inglaterra, o en Bel Air.
 
Hay mucha historia en esta canción… pero lo más importante, era que me acercó a él.
 
- Te lo diré siempre bobo, amo esta canción. Pero… lo que dice ahí, ¿lo sigues pensando? – le pregunté sentada en el sillón. Ahí muy claro decía que se enamoraba por última vez…
 
- Ningún minuto de mi vida he dejado de pensar ni sentirme igual. Me enamore de ti y fue y será la última vez.

- Por siempre. – lo dije como un suspiro, ya no podía más; ahora fui yo quien no se resistió. Me abalance a su regazo y lo llené de besos.

El me correspondió inmediatamente, dejo su guitarra de lado. Aprisioné su cuerpo con mis piernas alrededor, el contacto sutil de caderas, produjo que un hormigueo pronunciado recorra toda mi espalda, sujetandome más a él. Me llevo cargada a la cama, y con gran agilidad, me quitó su polo, quedando totalmente desnuda antes sus ojos, me admiró con extrema devoción, y empezo a desplegar besos de mariposa por todo mi cuello, hasta bajar a mis senos, los cuales mordisqueó y acarició. El calor que emanaba de nuestros cuerpos era como una llama incasdencente, cada vez más fuerte, ellos pedían estar más unidos...

Rodamos en la cama, envueltos en un excitación mayor, que ninguno podía controlar ya, estaba perdida totalmente en la ola de calor que me recorría por la espalda como si fuera hielo, y la fragancia de su cuerpo actuaba como un acelerador que me estaba volviendo loca de placer.

Por una vez más, nos demostramos que éramos perfectos el uno al otro.
No me importaba que al día siguiente tenía que grabar desde muy temprano, no me importaba levantarme cansada y trasnochada, solo quería estar en los brazos de Rob, y amarlo como la primera vez.

Canadá se estaba convirtiendo en nuestro sitio preferido, el año pasado fue Vancouver, este año Montreal… ¿que nos deparara el otro año? ¿Será Ottawa? Lo que sea con tal de estar con él…











.
.

A partir de mañana empezaría una rutina muy a lo L.A…
al diablo, no me importaba nada ya.
.
..




Reacciones:

5 comentarios:

  1. Que era virgen hasta que conoció a Robert? Venga ya,que ella ya había estado con otro antes.....

    ResponderEliminar
  2. Es un fanfic, no es real (para el comentario anterior)
    Me encanto, sigan subiendo mas..!!!
    Besotes..

    ResponderEliminar
  3. hermoso muy lindo me gusta mucho

    ResponderEliminar
  4. Lo unico es que Rob tiene lo ojos azules no verdes, los verdes son los de Kristen, pero me encantan los fics
    gracias esta hermoso espero que sigas escribiendo

    ResponderEliminar